Inauguran escuela de cocina peruana en Miami

La cocina peruana va escalando lugares importantes en la gastronomía mundial. La Universidad San Ignacio de Loyola, inaugura la primera escuela culinaria peruana en Miami con una inversión de dos millones de dólares.


(causa, plato emblemático de la culinaria peruana)

En directo, vía tecnología virtual, desde Miami con la presencia del presidente de la OSIL, Raúl Diez Canseco y de los chef Diego Macher y Peter Haessler, se transmitirá este miércoles 23 la conferencia de prensa denominada: «Escuela Don Ignacio Lo Mejor del Perú».

Dicha actividad será transmitida desde la ciudad de Doral, evento que reunirá a autoridades y empresarios locales, a horas 4:30 pm (hora de Lima), y podrá ser apreciada en la Escuela de Chef del Campus USIL- sito Av. La Fontana 550 La Molina.

El Nuevo Herald de Miami, ha destacado en su publicación la presencia de la escuela de la OSIL, con una nota donde se destaca la importancia de la culinaria peruana.

 

* RPP (22 de Abril del 2008)

«Panes del Perú» elegido como el mejor libro del mundo

El Perú, no solo tiene una gastronomía reconocida mundialmente, sino que su panificación es una de las más ricas y variadas, destacó Andrés Ugaz Cruz, autor del libro «Panes del Perú: el encuentro del maíz y del trigo», que ha sido elegido por la Gourmand World Cookbook Award como el Mejor libro sobre panes en el mundo.

Dicho galardón se obtuvo en Londres, tras una reñida competencia entre 26 mil libros de cocina y vinos que se publican cada año en el mundo, y con el cual la mencionada organización distingue a quienes «cocinan con la palabra», ayudando de esa manera a los lectores, a encontrar los mejores libros de cocina.

Andrés Ugaz, connotado chef e investigador, agradeció el apoyo de la Corporación E. Wong y de la Universidad San Martín de Porres, coeditores de la publicación, así como de los auspiciadores; y dijo que recibía el premio «como un estímulo para seguir investigando».

La obra, que se gestó durante tres años, contiene un registro fiel de la historia de la panificación en 12 regiones del país, y señala que el pan resulta ser el eslabón que vincula la arqueología con la gastronomía, y que el encuentro del maíz y el trigo es otra muestra del mestizaje enriquecedor entre dos culturas. «El pan no reemplaza una comida, sino que la acompaña y la prolonga», puntualizó el autor.

Agregó que el consumo per cápita de pan en el país es de 28 kilos al año, uno de los más bajos de la región, pues en Argentina y Chile están por los 90 kilos anuales.

Destacó que el contenido nutricional del pan se puede enriquecer con cebada, quinua, maca y zapallo loche, por ejemplo, y con insumos locales. Una muestra de ello es la variedad de sabores y colores de panes que existen en el interior del país.

«Debemos vincular la panificación con la gastronomía en una propuesta más rica y fuerte como país, así como dignificar al panadero, certificar su trabajo, que en las escuelas de cocina se les enseñe cómo hacerlo mejor», señaló al tiempo de resaltar que el Instituto Peruano de Gastronomía busca brindar certificación a los panaderos empíricos.

También dijo que la Cadena Productiva del Pan tiene una propuesta sobre elaboración de ese alimento en nuestro medio, que contempla prepararlo con un 50% de trigo importado, 30% de trigo nacional y 20% de un insumo local.

* RPP (15 de Abril del 2008)

Consuelo Ginnari Expone sus «circulos venezolanos» en Perú

El círculo, símbolo ancestral presente en la mayoría de culturas como indiscutible emblema de la unidad y perfección, protagoniza enfáticamente la nueva producción de la destacada artista venezolana Consuelo Ginnari.

«Circulares», la undécima muestra individual de Ginnari y la primera que presenta en el Perú, puede ser visitada hasta el 10 de mayo en las Salas 1, 2 y 3 de la Galería Artco en el distrito de San Isidro.

La artista caraquense expondrá once lienzos en técnica mixta y tres series de polípticos en los cuales será posible apreciar una evolución en su lenguaje plástico hacia el uso del color, pues las telas de tonos neutros logradas con tenues capas de grises y blancos, abren sus posibilidades hacia una paleta equilibrada y vibrante donde destacan el rosa, guinda y amarillo.

Se advierte, además, el empleo de fotografías captadas en Lima como parte de algunos collages que componen algunas de las series a exhibirse.
La obra de Ginnari es fundamentalmente simbólica. Hay en ella una vehemente preocupación por congregar la multiplicidad de símbolos atávicos ligados a la espiritualidad y generar en cada tela una unidad.

Es por ello que la reiteración del círculo se hace contundente, al simbolizar el eterno retorno y la inminencia de lo cíclico en todos los aspectos de la vida.

La presencia reiterativa de la forma circular en sus composiciones, responde también a un ejercicio meditativo emprendido por la artista durante el acto creador.

Utilizando diversos alfabetos (latino, hebreo, etc.) y números, imágenes de objetos esféricos, recipientes, frutas con formas circulares (peras, manzanas, etc.), formas geométricas, entre otros elementos; Ginnari se refiere a la condición del ser humano como receptáculo de una herencia espiritual primigenia y común a todos.

Consuelo Ginnari (1950) realizó sus estudios de arte en la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas Cristóbal Rojas de Caracas, Venezuela, entre los años 1965 y 1969.

Continuó su formación en la Heatherley School of Fine Arts de Londres (1978-1980). Ha ejercido la docencia en las especialidades de dibujo, pintura y artes decorativas por 23 años.

Desde 1972 ha participado activamente en diversas muestras colectivas y salones en Venezuela y Estados Unidos, destacándose su intervención en la Feria Iberoamericana de Arte FIA, en Caracas (2001, 2003 y 2004).

 

* RPP-Perú (25 abril 2008)