La Capilla de los espejos sagrados

Este es una exhibicion de espejos con figuras sagradas en una galeria de arte de Coney Island en New York.

sacred_hall

Este es un arte que lo consideran sicodelico y fue hecho por el pintor Alex Grey, y su esposa Allyson Grey (pueden ver sus fotos mas abajo)

sacred_gaia

Esta exhibicion va acompanado  de una instalacion surrealista con pinturas neorealistas y de musica ambiental orquestada y teatralizada, donde se trata de reverenciar  a la vida, el amor y las interconexiones universales.

A continuacion veamos mas fotos , tomadas por Librado Romero (NYT):

sacred_span

Alex Grey, “Seraphic Transport Docking on the Third Eye” (2004)  = Trabajo Seráfico de acoplamiento del Tercer Ojo

sacred2_lrgFotos: Librado Romero/The New York Times (NYT)

 

sacred_couple

En esta imagen se aprecia a Mr. Grey, quien representa la piel de las personas de forma transparente, subrayando los musculos, huesos, organos y sistema circulatorio, los cuales son penetrados o rodeados por campos de energia cosmica.


sacred_gray

La capilla de los espejos sagrados (The Chapel of Sacred Mirrors) es un pasadizo con paredes rojas donde estan colgadas una serie de 20 pinturas como podemos apreciar en las fotos. Dichas pinturas empezaron a realizarse en los inicios de los 80

sacred_christ

“Christ” (1982-85)=Cristo

sacred_sophia“Sophia” (1989) = Sofia


sacred_wings

Arriba se aprecia un primer plano, de los autores de esta exposicion.

Hasta siempre.

CTsT.

*************************************************************

Para mayor informacion te recomiendo este enlace:

http://es.wikipedia.org/wiki/Alex_Grey

*************************************************************

El bote… ¿de Jesús?

Lo cierto es que el bote data de la época de Jesús.Un bote antiguo revolucionó años atrás a la Galilea, en el norte de Israel, y sigue atrayendo grandes cantidades de personas del mundo entero.

_45325089_416bote

Los peregrinos y turistas llegan especialmente a buscarlo en el Kibutz Ginossar, a las orillas del Kineret, en el Mar de Galilea, donde está expuesto desde el año 2000, en el Museo Beit Ygal Allon. El principal atractivo, claro está, es que se confirmó científicamente con exámenes de Carbono 14 que data del siglo I; o sea, que fue contemporáneo nada menos que del propio Jesús. No podemos saber si Jesús vio este bote, si lo tocó o navegó en él. Pero era del mismo tiempo de Jesús; eso está confirmado Orna Cohen, arqueóloga

_45325099_300excavacaciones

“No podemos saber si Jesús vio este bote, si lo tocó o navegó en él”, dice a BBC Mundo la arqueóloga Orna Cohen, que tiene a su cargo la preservación de este singular hallazgo. “Pero era del mismo tiempo de Jesús; eso está confirmado y claro que eso es un elemento clave en su importancia”, explica. Para Yair Lufan, uno de los dos hermanos que encontraron el bote a comienzos de 1986, “probablemente Jesús al menos vio este bote, porque él anduvo precisamente por aquí en aquellos años”. Orna Cohen aclara que no se le debe llamar “el bote de Jesús” ya que eso es imposible de confirmar y agrega: “Me consta que eso ofende a veces a los cristianos, ya que Jesús era muy humilde y no era propietario de grandes cosas materiales”. Además, el hallazgo puede estar relacionado con sucesos no recogidos en la Biblia. Cohen explica que según los relatos del historiador Flavio Josefo, tuvo lugar por aquellos años una dura batalla en el Kineret. “Los romanos persiguieron a los pescadores de Migdal, que intentaron huir en sus botes, pero los soldados romanos los masacraron hasta que el agua se tornó roja por su sangre”. Este bote, hallado entre Ginossar y Migdal “podría ser uno de aquellos botes”, resume la arqueóloga. El sueño Yair Lufan, de 66 años de edad, y su hermano Moshe, de 55, siempre soñaron con hallar un “tesoro” en el Kineret, donde nacieron. ¡Encontramos un bote!, dijimos, saltando como locos, llorando de alegría Yair Lufan

_45325090_ocohen
“Recorríamos las costas del Kineret continuamente”, cuenta Yair a la BBC. “Cuando por falta de lluvia el Kineret bajó mucho, sentimos que cumpliríamos nuestro sueño”. Hasta que una mañana algo pasó. “Encontramos un clavo antiguo; a los 20 centímetros, otro clavo del mismo tipo y a los 20 centímetros otro más. Empezamos a cavar con cuidado y nos topamos con madera”, dice Yair. “Seguimos limpiando la zona y vemos que la madera sigue. ¡Cinco, seis, siete metros y más de madera! ‘¡Encontramos un bote!’, dijimos, saltando como locos, llorando de alegría”.

El desafío Claro que ese fue sólo el comienzo. Tras dos semanas -durante las cuales mantuvieron su secreto- llamaron a arqueólogos, que rápidamente confirmaron, por la forma en que estaba construido el bote, que era pre-bizantino. Entonces comenzó el verdadero trabajo: primero, lograr sacarlo sin que se rompiera de donde había estado atascado, atrapado en la tierra y el lodo, durante 2.000 años. Luego, trasladarlo a salvo a un lugar donde se le pudiese preservar de modo profesional. Exponerlo, ya sería la tercera etapa. Los hermanos Lufan sostienen que el bote “influyó para bien en nuestra zona”.

_45325091_203lufan“Estaba claro que eso requeriría mucho trabajo”, dice Orna Cohen. “Utilizamos en todo el proceso 65 toneladas de sustancias químicas; nos encargamos de que todo se hiciera a 60º de temperatura; lentamente cambiamos el agua que se hallaba dentro de la madera por una sustancia que es como una cera sintética… hubo mucho que hacer”. Llevó 11 días excavar el bote hasta que se le pudo levantar y 14 años duró el proceso de preservación hasta que se le pudo exponer en Beit Ygal Allon de Ginossar.

Esto también supone un reto especial. “Ningún otro museo en Israel requiere condiciones como las de este bote: temperatura fija, humedad fija, presión del aire muy determinada, filtros para limpiar el polvo del aire”, explica Cohen. Orna cuenta que va por lo menos una vez al mes al museo para cerciorarse de que las reglas se respetan como es necesario.

“Mi teléfono está conectado, fijo, a la computadora que regula las condiciones en el lugar y si hay el más mínimo problema, la computadora me llama a mí, a los técnicos, al director del museo. Mucha gente dedica aquí mucho esfuerzo para que todo funcione bien”.

¿Señal?

El bote tiene nueve metros de largo, 2.50 de ancho y 1.25 de altura. Y según Yair Lufan, también tiene… ¡alma!. “Con mi hermano lo llamamos el bote de la paz, porque hace sentir bien a la gente, influyó para bien en nuestra zona”, dice muy seguro. El proceso de preservación de la pieza duró 14 años.


Se le oye convencido de que el bote que él y Moshe hallaron hace ya más de dos décadas les trajo un mensaje especial. Orna Cohen, la arqueóloga, que sigue tan entusiasmada con el bote como al principio pero procura analizar todo desde un punto de vista profesional, parece sentir lo mismo.

“Los hermanos Lufan siempre me decían que en varios momentos, cuando estaban junto al bote haciendo algo especial, aparecía de repente un arco iris enorme sobre el Kineret, que ellos tomaban siempre como una señal”, cuenta con una sonrisa.

“Yo pensé que quizás imaginaban…. hasta que una vez, a eso de las cuatro de la madrugada, en medio de una noche muy oscura, una lluvia torrencial y muchas nubes, tuve que salir de Safed hacia Ginossar. Miré hacia el Kineret y de repente vi un arco iris. No podía creerlo”. Orna suspira y continúa.

“Detuve con cuidado el auto en un costado del camino, salí en medio de la lluvia torrencial y vi claramente que entre las nubes, en medio de la noche, había un espacio claro… y un arco iris”.

“Es una señal, no tengo dudas”, afirma Yair Lufan. “Ese bote, haya sido quien haya sido su dueño, años atrás, en los tiempos de Jesús, nos llegó acompañado de una señal”.

 

* Jana Beris, BBC Mundo

Turista descubre tesoro en Israel

Una arqueóloga aficionada británica descubrió unas 300 monedas de oro del siglo VII en una excavación justo fuera de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

_45325248_081223_oro_300b

Nadine Ross, una mujer de 34 años oriunda de Birmingham, halló las monedas de oro sólido de 24 carates bajo una gran roca en un estacionamiento. Los monedas corresponden al reino del emperador bizantino Heráclito, antes de que los persas conquistaran Jerusalén.

El descubrimiento de Ross es celebrado como uno de los tesoros monetarios más importantes descubiertos en la ciudad. La mujer había estado trabajando como voluntaria en el sitio durante el último mes y encontró las monedas pocos días antes de que finalizara su estadía en Israel.

“Esto es muy, muy excitante… hemos hallado cerámica, cristalería, pero nada como esto”, dijo Ross, quien normalmente realiza trabajos técnicos para la automotriz BMW. Tesoro increíble Los arqueólogos Doron Ben-Ami y Yana Tchekhanovets supervisaron los trabajos de excavación en el sitio durante el año pasado.

“Este es uno de los mayores y más impresionantes tesoros monetarios hallados en Jerusalén, y ciertamente el mayor y más importante de este período”, señalaron en una declaración conjunta a nombre de la Autoridad Israelí de Antigüedades.

Este es uno de los mayores y más impresionantes tesoros monetarios hallados en Jerusalén, y ciertamente el mayor y más importante de este período.

“Dado el hecho de que no se descubrió ninguna vasija junto al tesoro, podemos asumir que habían sido disimuladas en un nicho oculto en las paredes de la construcción que se hallaba en el lugar”.

Doron Ben-Ami señala que las monedas probablemente fueron escondidas por alguien que huía del ataque persa a Jerusalén ocurrido a comienzos del Siglo VII. Todas las monedas muestran al emperador Heráclito en una de sus caras, con uniforme y sosteniendo una cruz en la mano.

Durante el ataque, los persas tomaron la cruz de madera en la cual los cristianos creen que fue crucificado Jesucristo en las afueras de Jerusalén.

Heráclito la devolvió a la ciudad -a la Iglesia del Santo Sepulcro- en la cumbre de su poder, alrededor del año 630.

* BBC – Mundo