Los libreros: ¿especie en extinción?

En la Feria del Libro de Fráncfort se festeja a la literatura. Pero al mismo tiempo en Alemania desaparecen las librerías. Los clientes prefieren comprar libros por Internet. ¿Qué futuro tiene la profesión de librero?

Para los dueños de pequeñas librerías en Alemania la crisis es un estado permanente. Desde hace años, este sector lucha por sobrevivir. Primero había que combatir a las grandes cadenas de tiendas que comenzaron a vender libros en sus enormes sucursales.

Más recientemente, los libreros se han visto afectados por la competencia de las tiendas por Internet, que registran ventas crecientes.

Las cadenas de tiendas y el comercio electrónico ponen en riesgo a las librerías independientes. “Sobre todo Internet ha sido un cambio brusco”, dice Gabriele Schäfer, directora ejecutiva de las librerías Bosch, en Bonn. “Desde hace dos años crece notablemente el volumen de ventas a través del comercio electrónico”, agrega.

La Asociación de Libreros Alemanes calcula que la venta de libros por Internet acapara ya un 17 por ciento del volumen total en el sector libresco. Hace diez años, dicho nivel era de tan sólo el 4 por ciento.

El caso de Amazon

El comercio electrónico de libros es dominado por el consorcio estadounidense Amazon, que vende tres de cada cuatro libros adquiridos por Internet en Alemania. “Debemos reaccionar”, dice Schäfer. Su librería, como el 80 por ciento de las demás, tiene su propio sitio de ventas por Internet.

Pero las ganancias no son muchas. Las tiendas por Internet de librerías establecidas captan apenas el 1,5 por ciento del volumen de ventas.

Así, la única ventaja competitiva de las librerías tradicionales respecto de tiendas electrónicas comoAmazon radica en empleados aptos, que conozcan y aconsejen de manera personalizada a sus clientes.

Amazon y los e-books compiten contra las librerías tradicionales<br />
Amazon y los e-books compiten contra las librerías tradicionales

“Amazon reconoce el perfil de los clientes a través de una base de datos”, afirma Marianne Giese, quien trabaja desde hace más de 30 años en la empresa familiar de Gabriele Schäfer. “En cambio, nosotros podemos preguntarles cómo está la abuelita, o si les gustó el último libro que compraron aquí. Conocemos a algunos de nuestros clientes desde hace décadas”.

Giese opina que el futuro del sector está en el diálogo directo con el cliente, a través del cual se dará a este un mejor servicio. “Sólo así podremos sobrevivir”, señala.

¿Y los nuevos libreros?

Cada vez son más las librerías que cierran debido al crecimiento del negocio online. La Asociación de Libreros Alemanes indica que el número de sus miembros ha decrecido de 4800 en 1999 a 3500 en 2012.

También falta el relevo generacional. En 2012, el número de aprendices del sector libresco fue de 1.500, una contracción de 25 por ciento en tan solo cuatro años. Después de todo, ¿qué joven ve su futuro en una actividad que parece condenada?

Un ejemplo es el de Helena Flenner. A sus veintitantos años de edad, la chica usa el Internet y es uy activa en las redes sociales. También compra en Amazon, “pero nunca libros”, dice.

“Y conozco muchos que opinan lo mismo y prefieren ir a las librerías”, dice. Es por eso que su familia nunca la trató de disuadir para que cambiara de profesión. “Ellos saben que la profesión de librero es lo mío”, asevera Flenner.

Para muchos lectores es imprescindible el contacto con las páginas impresasPara muchos lectores es imprescindible el contacto con las páginas impresas

La clave: especialización

Sebastian Reiß también es aprendiz de librero, y coincide en que las librerías establecidas aún tienen oportunidad de enfrentar el futuro con éxito. “Uno no debe ser tan negativo”, afirma. Los lectores de libros electrónicos (e-books), por ejemplo, no son materia perdida para las librerías tradicionales, opina.

Flenner, por su parte, dice que la clave posiblemente se encuentre en la especialización. “Ya existen librerías que sólo venden literatura detectivesca o juvenil”, dice. Además, en Alemania los libros cuestan lo mismo, ya sea en Amazon o en las librerías tradicionales. “Y si no tenemos los libros en existencia, somos capaces de entregarlos en un lapso idéntico al de Amazon”, afirma la joven.

La única diferencia la marcan, en este sentido, los libros electrónicos, que llegan al ordenador o los dispositivos móviles de los lectores en cuestión de segundos. Pero para muchos, la lectura es una experiencia que implica necesariamente el contacto con las páginas en papel.

Como quiera que sea, la librería fundada por los abuelos de Gabriele Schäfer, como muchas otras, resiente los embates de las nuevas formas de comercialización. “Espero que las librerías tengan algún futuro, aunque haya menos de ellas. El fin del comercio tradicional, incluido el de los libros, sería también el fin de las ciudades tal y como las conocemos”.

* DW., October 2013

¿Muerte de los museos o cultura histórica?

Los museos son el archivo histórico o cultural de un país o pueblo. Son una fuente real de llegar a la verdad histórica de un país en todos los aspectos registrados o almacenados en los diversos museos.

 1

Cuando un museo muere es porque ya no tiene apoyo de su gobierno, no hay apoyo monetario en donaciones o el publico no asiste y contribuye con el dinero que paga en su entrada.

También pueden quebrar por mala administración del dinero o malas decisiones política económicas de sus gobernantes o hasta desastres naturales como terremotos, inundaciones, tornados, etc.

En USA se conocen algunos casos como el museo de arte metropolitano de Fresno-California en el 2010, lo cual se atribuyo a gastos excesivos en su renovación y a una caída de las donaciones.

 2.1 2.2

 Otros museos y/o institutos de arte, en estados como Detroit, han caído en bancarrota y pueden desaparecer.

2

Sin embargo la mayoría de ellos persisten si la combinación local, donante y publico se mantiene en acciones de apoyo positivo hacia los mismos.

Por ejemplo, hay un pequeño museo en New York que fue usado hasta 1917, como corte y prisión de los reos de aquellos tiempos.

3

Dicho lugar se mantiene abierto al publico y es un testimonio objetivo de la vida de la ciudad en el siglo XX.

 4

También hay museos sobre la historia de las computadoras, como el de California donde se aprecia como eran y funcionaban las primeras computadoras. Incluso apreciamos -abajo- como algunos coleccionistas compran algunas de estas antiguas PC a precios altos.

 5.1 5 6.1

Los museos que tratan sobre lo ocurrida en las ultimas guerras mundiales siempre son interesantes, llenas de coloridos, vehículos o artefactos militares diversos. Los escolares tienen una buena fuente de información histórica.

 6

 Asimismo para los estudiantes universitarios o técnicos pueden asistir a exhibiciones de barcos, submarinos, etc. Los cuales pueden revisar interior y exteriormente.

 7 8 9

Otro tipo de museos que dan mucha información sobre algún hecho o tiempo histórico son las fotografías como vemos abajo:

 10

También las exhibiciones con maquetas (ver abajo) son interesantes y didácticas para todos. Por supuesto que los estudiantes de arquitectura o ingeniería pueden usarlo como modelos didácticos o inspiración al hacer o diseñar sus proyectos.

 11.1

El arte, la pintura, escultura o exposiciones artísticas diversas siempre tienen acogida en un publico que valora la cultura, el conocimiento real o histórico.

 11 12

 Ojala mas personas entiendan esto y le dediquen un tiempo para visitar museos o exposiciones artísticas  lo cual no solo le servirá para obtener un buen nivel cultural o histórico  sino para motivar a los hijos a estudiar estos temas que lo acerquen a la verdad histórica o cultural de su país o el mundo.

 13

Hasta siempre

Carlos Tigre sin Tiempo (CTsT)

La canadiense Alice Munro gana el Premio Nobel de Literatura

Le dicen “la Chéjov canadiense”, en alusión al maestro ruso del realismo. Ella es la decimotercera mujer en recibir un Nobel de Literatura.

131010122553_alice_munro_624x351_getty

 

La distinción recayó en la autora de 82 años por ser “una maestra del relato breve contemporáneo”, según el anuncio hecho por Peter Englund, secretario permanente de la Academia Sueca.

Fue el propio Englund quien llamó a Munro para comunicarle la decisión de la Academia. Sin embargo, no logró comunicarse con la escritora, así que le dejó un mensaje en su contestadora para informarle de su victoria, según relató el secretario a la agencia de noticiasAssociated Press.

“Yo sabía que estaba en la carrera, sí, pero nunca pensé que iba a ganar”, le dijo Munro a los medios canadienses.

Pero su elección no fue una sorpresa para el mundo literario.

La escritora, nacida en Wingham (Ontario), fue una de las pioneras del realismo moderno canadiense.

Su trabajo tiene un fuerte foco en los lugares y en lo interno, y varios críticos han elogiado su tratamiento simple y cotidiano de las complejas relaciones humanas.

131010110629_munro_alice_304x171_bbc_nocredit

Su nombre se repetía entre los favoritos al Nobel hacía ya algunos años, especialmente luego de ganar el premio internacional Man Booker en 2009.

Su último libro fue la compilación de historias cortas “Mi vida querida”, el cual salió a la venta a fines de 2012. Y tras la publicación, este año la autora anunció su retiro, hecho que habría agilizado la decisión de la Academia Sueca, según los expertos.

“Si no se lo hubieran dado antes de su muerte, creo que habría sido una terrible, terrible omisión”, sentencia Will Gompertz, editor de cultura de la BBC.

Hoy cuenta con 14 libros publicados y su obra ha sido traducida a casi una veintena de idiomas.

Pueblerina y revolucionaria

Munro comenzó a escribir en su adolescencia. Entonces se llamaba Alice Laidlaw, su nombre de soltera.

Se ganó una beca para estudiar periodismo en la Universidad de Western Ontario donde vendió sangre y recolectó brotes de tabaco para mantenerse. Fue como estudiante que publicó su primera historia, “Las dimensiones de una sombra”, en 1950.

En la universidad conoció a su primer marido, Michael Munro, con quien se casó en 1951 y tuvo tres hijas.

Su primera colección de relatos cortos, “Danza de las sombras felices”, publicado en 1968, le valió el Premio Gobernador General, el galardón literario más importante de Canadá.

Estas primeras historias captaron la diferencia entre sus propias experiencias al crecer en Wingham, una conservadora ciudad canadiense al oeste de Toronto, y su vida después de la revolución social de los años 1960.

En una entrevista en 2003, Munro describió la década de 1960 como “maravillosa”.

“Habiendo nacido en 1931 yo era un poco vieja, pero no demasiado. Y después de un par de años, mujeres como yo estábamos usando minifaldas y caminando empavonadas”, dijo.

En 1972 se divorció de Munro y volvió a casarse en 1976 con el geógrafo Gerry Fremlin, un viejo amigo de la universidad.

Tras un almuerzo de rencuentro y tres Martinis, ambos decidieron irse a vivir juntos. Y así lo hicieron, hasta abril pasado, cuando Fremlin murió.

Dueña de casa sin talento

Will Gompertz asegura que Munro ha estado “en lo más alto de la competencia desde que comenzó”.

“Muy pocos escritores le hacen el peso”, dice Gompertz, ya que la escritora de 82 años “llega al corazón de lo que es ser humano”.

Sin embargo la hoy Nobel de Literatura nunca se sintió superior.

“Creo que fui exitosa haciendo esto porque no tenía ningún otro talento”, aseguró Munro en una entrevista con Book Lounge.

“No soy realmente una intelectual. Yo era una buena dueña de casa, y ni tan buena”, añadió.

Nueve de sus libros han sido traducidos al español y próximamente saldrá a la venta “Mi vida querida”.

El Nobel de Literatura

De los 110 ganadores del Premio Nobel de Literatura en 106 premiaciones, 13 han sido mujeres. De ellas, sólo una representante es Latinoamericana: la chilena Gabriela Mistral, quien fue galardonada en 1945.

La última mujer en ganar el premio fue la alemana Herta Mueller, quien obtuvo el Nobel en 2009.

El año pasado, la distinción recayó en el novelista chino Mo Yan, conocido en Occidente por su novela “Sorgo Rojo”, que se centra en las dificultades de los campesinos en el comienzo del régimen comunista en China.

Presentado por la Fundación Nobel, el premio es otorgado al escritor vivo más prominente, quien recibe 8.000.000 de coronas suecas (alrededor de US$ 1.228.000).

Las mujeres y el Nobel de Literatura

  • 1909 – Selma Lagerlöf
  • 1926 – Grazia Deledda
  • 1928 – Sigrid Undset
  • 1938 – Pearl Buck
  • 1945 – Gabriela Mistral
  • 1966 – Nelly Sachs
  • 1991 – Nadine Gordimer
  • 1993 – Toni Morrison
  • 1996 – Wislawa Szymborska
  • 2004 – Elfriede Jelinek
  • 2007 – Doris Lessing
  • 2009 – Herta Müller
  • 2013 – Alice Munro

 

* BBC Mundo, 10 octubre 2013

Pintura de Zeng Fanzhi se vendió por $23.3 millones

Una pintura de Zeng Fanzhi se vendió por 23.3 millones dólares USA en una subasta de Sotheby  la noche del sábado en Hong Kong , estableciendo un nuevo precio récord para una obra de un artista contemporáneo asiático.

La pintura de Zeng Fanzhi es titulado ‘ La última cena ‘ y se inspira en el mural de Leonardo da Vinci del siglo 15 con el mismo nombre.

1374161_10151977086703128_1559174826_n

La gran pintura – casi 13 metros de ancho – se vendió después de una guerra de ofertas que duró más de 10 minutos entre dos compradores en el teléfono. Una multitud de 600 personas en una sala llena en el centro de convencion y exhibicion en Hong Kong  aplaudió varias veces ya que los precios aumentaron lentamente hasta el resultado final.

El ganador de la subasta no fue identificado por la empresa.

La obra que se vendio por los coleccionistas suizo Guy y Mariam Ullens , batió el récord asiático contemporáneo anterior establecido por la artista japonés Takashi Murakami con una escultura de nombre  “My Lonesome Cowboy “. Esa escultura  se vendió por  $15.100.000 dólares en una subasta de Sotheby en 2008.

Sotheby ‘s  es una casa de subastas dijo que vendió $ 1.3 billones en el arte contemporáneo del año pasado (2012) , frente a los $ 872 millones en 2010. 

” La última cena “, fue una de las 61 obras asiáticas modernas y contemporáneas de arte que se ofrecen en el 40  aniversario de la casa de subastas de operaciones en Asia. En total, 55 de las 61 pinturas y esculturas.

 

* Resumido y traducido de Jason Chow (WSJ), 6 Octubre 2013