Turismo al fin del mundo (Patagonia)

A la patagonia chilena el NYT le puso , como parte del titulo de un articulo, que era como estar o llegar al fin del mundo. Abajo vemos el primer vistazo o foto que comparto en este blog. (*)

El sendero que conduce al volcán Morada del Diablo (la vivienda del diablo) cruza un campo de lava ennegrecida, congelado durante la última era de hielo. Lagartos negros cubiertos con manchas blancas, conocidas como Lagartijas Magallanicas, se deslizaban por el suelo, y el cadáver disecado de un Guanaco, Un Puma probablemente lo había matado.

Después de una milla, subimos sobre un montón de rocas que se deslizaron debajo de nuestros pies y emergieron en la cima del cráter.

Estábamos en lo más profundo del Parque Nacional Pali Aike, una de las reservas más visitadas, pero más dramáticas en Chile, a 110 millas al norte de Punta Arenas. Los cazadores de Tehuelche, los recolectores que una vez vivieron aquí llamaron este «el lugar de la desolación» y «el país del diablo», y creyó que los espíritus malignos lo poseían. No es difícil ver por qué. El área está rodeada con volcanes, formados durante la era jurásica hace 100 millones de años, por la colisión del ascenso de Chile y la trinchera de los andes de Perú y Chile.

la primera vez que se está realizando las erupciones volcanicas datan hace 3,8 millones de años, y hace 15,000 años más recientes: cubrió la estepa con derrames de lava y pilares, columnas y parapetos de basalto, que brillan, gris amarillo, rojo y verdoso en la dura luz del sol. . Media docena de cráteres y conos colapsados ​​sueltas sobre el terreno como los dientes rotos.

Esta reserva de 31 millas cuadradas, establecida por el gobierno chileno en 1970, con vida silvestre: liebres, tuco-tucos (roedores de lúmenes), mofetas, armadillos, zorros grises, pumas, guanacos, lagartos y docenas De especies de aves exclusivas de la Patagonia. Flamencos chilenos, salpicaduras de rosa y naranja en un paisaje carbonizado, se reúnen en los lagos de la soda del parque. Los ibises de cuello de buffes construyen nidos altos en árboles o dentro de los volcanes extintos, compartiendo las salientes con peregrinos, una relación simbiótica rara entre las aves de presa.

Pali Aike se encuentra entre las atracciones más oscuras de la nueva ruta de parques de Chile, un sendero desierto de 1,740 millas que se desvió a principios de este año. La ruta fue la culminación de un proceso que comenzó en abril de 2017, cuando Kristine McDivitt Tompkins, la viuda del Fundador de la cara norte, Douglas Tompkins, donó al gobierno chileno un millón de acres del desierto patagónico a través de la conservación de Tompkins, sin fines de lucro.

Como parte del acuerdo, el gobierno reservó 6 millones de acres adicionales para mejorar la red del Parque Nacional del país. Un total de 17 parques nacionales ahora se han relacionado con la ruta de los parques, un sendero de senderismo que vierte las montañas, los glaciares, los volcanes, los bosques y la estepa árida, y sigue aproximadamente a la carretera austral, la autopista surtida de la carretera del país (también conocida como ruta 7) a través de la Patagonia.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es nzb7ou.png

Los pájaros eran principalmente lo que había venido a ver. Mientras realiza una investigación sobre un libro relacionado con ornitología en los últimos 18 meses, he viajado por todo el mundo, explorando el campo rico en pájaros en Escocia, el Valle de Rhondda del Sur de Gales, y el Parque Nacional Matobo en Matabeleland, Zimbabwe.

Hice mis incursiones de Punta Arenas, una ciudad azotada por el viento de aproximadamente en el Estrecho de Magallanes. Navegada por el explorador portugués Ferdinand Magellan en 1520, el estrecho siguió siendo una de las tres opciones, junto con el pasaje de Drake y el Canal de Beagle, para navegar entre el Atlántico y el Pacífico hasta que el Canal de Panamá se abrió en 1914.

Los ñandús, pájaros grises sin vuelo que se parecen a los avestruces, se alejan de nuestra camioneta en medio de nubes de polvo. (Charles Darwin se enteró de ellos durante la expedición de Beagle de 1831-1836, y después de haber buscado infructuosamente durante meses, se dio cuenta de que se le había servido uno para una comida posterior al día de año nuevo; conservó la cabeza, las piernas y un ala para el estudio y Clasificación de nuevo en inglaterra.)

Guanacos, con abrigos marrones y vientres blancos cremosa, apaciguadamente, se mezclan plácidamente con la hierba amarilla Hardy conocida como Coirón. Los Guanacos se convierten en presa fácil para las pumas que merodean las pampas al amanecer y el atardecer.

Un tenedor en la carretera (Y) presentó dos opciones: Un orificio de una rama se fue a Puerto Natales, la puerta de entrada a Torres del Paine, una extensión de 700 millas cuadradas de glaciares, lagos y montañas, y uno de los parques más populares de la Patagonia. La ruta menos transitada, que tomamos, llevamos a la derecha en dirección a Pali aike, y más al norte, la ciudad argentina de Río Gallégos. El asfalto pronto se agotó, y una pista de grava se sumergió y se levantó a través de colinas cubiertas de arbusto durante aproximadamente 15 millas. Luego llegamos a una choza de Ranger de una habitación y una señal para el Parque Nacional.

«Tú eres los primeros visitantes en el parque hoy», nos dijo el guardián. Fue 1 p.m. Según la Corporación Nacional Forestal de Chile, que administra el parque, PALI AIKE recibió solo 2.537 visitantes en 2016, la mitad de los cuales eran extranjeros. Eso funciona a siete personas al día.

«Esto no es un parque para todos», dijo el guardián, agregando que muchos visitantes tienen un interés particular en la geología volcánica o la fauna de la Patagonia. Dijo que había comenzado a trabajar en Pali aike a solo dos semanas antes, después de pasar la mayor parte de su vida como gaucho en el sur de Patagonia. Ahora, en sus 60 años, había decidido que quería una existencia más sedentaria. Nos invitó dentro de la cabaña para compartir una bebida rica en cafeína y la sirvió de manera tradicional, vertiendo repetidamente agua hirviendo en una taza rellena de hojas y invitándonos a tomar.

Pasamos una hora dentro de la caldera de la Morada del Diablo, posada detrás de una barandilla en el borde del crater. Los pilares enormes y incrustados de la lava basáltica se alzaban detrás de nosotros, y el labio verde, fisurado, del volcán colapsado, se elevó ante nosotros a través del abismo. Saboreando los silencios, vimos tres pares de cría de ibises de cuello en el cielo sin nubes. Una inspección a través de los binoculares del halcón peregrino solitario reveló las partes inferiores grisáceas del cassini común, y no el más raro morfo pallínico. Luego volvimos al lote de tierra donde habíamos abandonado nuestro auto, conducíamos por la carretera, y caminábamos por un segundo volcán extinto, llegando a la cima por un ascenso enrollado por un camino de tierra.

A última hora de la tarde, el sol lanzó las sombras alargadas de las colinas piramidales de Pali Aike y los montículos volcánicos asimétricos en la hierba desecada. El rastro ascendente bordeó una cueva una vez utilizada por el Tehuelche, también conocido como Aónikenk, los cazadores que emigraron aquí después de los glaciares retrocedieron hace 10,000 años. Dibujado con Pali Aike debido a su abundante juego, también tenían miedo, viendo en el terreno ennegrecido y en volcanes muertos la presencia ubicua de El Diablo.

En la llanura amarilla, ahora muy debajo de nosotros, una larga línea de guanacos, la única fuente de proteínas, ropa y refugio de Tehuelche, dirigida hacia un bolsillo de agua. El Sr. Soto, armado con una guía a las aves de Chile, señaló silenciosamente una pequeña paserina con un pecho rojo brillante que se había asentado sobre una torre de lava cubierta de liquen junto a nosotros: era un Meadowlark de cola larga, una especie rara encontrada Solo en la Patagonia Sur y las Islas Malvinas. Al menos Semedsnipe, un pequeño pájaro gris y marrón, uno de los más comunes de la Patagonia, se abalanzó a su lado.

Condujimos a través de la llanura a Laguna Ana, una laguna de sal cerca de la entrada del parque. Caminé por la orilla empapada, dibujada por un borrón de naranja en el otro extremo del lago. Hundiéndole a mis espinillas en el ooze, me extrajo las piernas con un sonido de succión desagradable, entrando brevemente el pensamiento de que había tropezado con un grupo de Quicksand. Visité en un terreno más firme, miré a través de los binoculares en lo que ahora se reveló para ser una bandada de flamencos chilenos, ligeramente más rosada que sus primos norteamericanos, con patas grisáceas, articulaciones rojas y una factura en su mayoría negra, en el borde del agua.

Pasamos la noche en Punta Delgada, un asentamiento destartalado en una silla de montar entre colinas desnudas, cerca del cruce más estrecho entre el continente chileno, El Continente y Tierra del Fuego. En el Hostal de propiedad familiar San Gregorio, comimos una comida abundante de fideos y pollo asado, y recibimos direcciones de los propietarios de ancianos al mejor lugar en el área para ver la rara Peregrina Pallida. Agradecí a la anfitriona por su hospitalidad a la mañana siguiente, evitando que no esperaba encontrar un alojamiento tan cómodo al final del mundo. Ella se encogió de hombros. «Para nosotros, no es el fin del mundo, pero para ti entendemos».

El Sr. Soto y yo condujimos por un camino de tierra hacia Bahía Posesíon, Possessess Bay, una entrada del Estrecho de Magallanes, intercalado entre el continente e Isla Grande, la más grande de las islas de Tierra del Fuego. Acantilados de arenisca de sesenta pies, territorio perfecto de anidación del halcón, correr por millas a lo largo de una playa desierta aquí. «Esto no es un área turística», dijo Soto.

Caminamos a lo largo de una costa alfombrada con conchas de mejillones mientras escaneamos los acantilados, algunos desnudos, algunos manchados en scrub y enano pino, para el Aerie. Olas llagadas sobre el Shoal, justo al lado de la orilla. Magellanic Oystercatchers, pájaros en blanco y negro con picos anaranjados alargados, mejor para arrancar la carne de las cáscaras de los bivalves, escapadas histéricamente sobre nuestras cabezas. Petrels gigantes al sur, las grandes aves marinas negras también llamadas petreles gigantes antárticos, fulmars gigantes, volaron en formación.

A medida que nos dirigimos hacia Punta Arenas, nos esperaba un espectáculo aviar más. En un tramo de camino de tierra a través de la pampa, corriendo paralelo a la Bahía Posesíon, el Sr. Soto me hizo un gesto para que me detuviera. Aquí, no está marcado en ningún mapa, ponga un charco desnudo, solo una docena de metros de ancho, que parecía haber atraído a todas las especies de aves acuáticas en la Patagonia.

Nos demoramos durante una hora, solo en la Pampa, fascinada por la variedad de la vida aviar exprimida en un espacio tan pequeño. El Sr. Soto arrojó su libro de pájaros en el asiento trasero, y continuamos por la pista de tierra hacia la Ruta del Fin del Mundo.

Hasta siempre. Carlos Tigre sin Tiempo (C.V.P.)

(*)= https://www.nytimes.com/2018/12/10/travel/patagonia-chile-birding-wildlife.html?em_pos=large&emc=edit_tl_20181214&nl=travel-dispatch&nlid=54139392edit_tl_20181214&ref=headline&te=1

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s