Flor de Túnez actualiza los perfumes franceses

“El perfume (proveniente del latín per, «por» y fumare, «a través del humo») hacía referencia, en tiempos muy antiguos, a la sustancia aromática que desprendía un humo fragante al ser quemada. Los romanos no utilizaron la palabra perfume y según demuestra el filólogo Joan Corominas, esta aparece por primera vez en lengua catalana en la obra Lo Somni de Bernat Metge (1399) y a partir de 1528 en la literatura francesa. En la actualidad, la palabra «perfume» se refiere al líquido aromático que usa una persona, para desprender un olor agradable.” (1)

Las diferencias entre los términos colonia y perfume:  

Los perfumes son una combinación de aceites esenciales, bien naturales o bien sintéticos, agua y alcohol de alto grado. Dependiendo del nivel de concentración de aceites el aroma perdurará más o menos.

El agua de colonia tiene un nivel alcohólico y una concentración de aceites esenciales bajo (entre un 2 y 4 por ciento). En cuanto al perfume posee una concentración del 18% y con unas gotas es más que suficiente.

“La historia cuenta que Alejandro Magno era muy aficionado a utilizar perfumes, capaz de perfumar cualquier habitación con solo el aroma de su cuerpo. En la Edad Media se fabricaron ungüentos con sustancias aromáticas, musgo incluido y después de un período de utilizar animales. En los siglos XVIII y XIX se volvió al agua de flores.” (1)

Francia es famoso en varios productos o servicios  como su gastronomía o perfumes. En el caso de los perfumes tienen una trayectoria histórica interesante la cual se actualiza , según los tiempos, como veremos en esta oportunidad.

EGNJCPMPVIFRGNFJ3LC6LQQTRI

Por su nueva fragancia, “la casa Azzaro” (2) fue a buscar la flor azahar en Túnez. Es allí donde se cosecha y luego se transforma en neroli, un aceite esencial precioso.

El olor a azahar nos transporta de inmediato al otro lado del Mediterráneo, desde donde fue importado en Francia, en el siglo XVII, por Luis XIV. Conquistado, el rey incluso tenía un invernadero en Versalles. Por su nueva fragancia, Wanted Girl, la casa Azzaro fue a encontrar la esencia de la flor en Túnez. (3)

YTGGOJ426KUPLJMCNXOKBDGGEI
La recolección de flores se realiza durante tres a cuatro semanas, entre abril y mayo, según las condiciones climáticas. A 70 kilómetros al sur de Túnez. En la región, cada habitante posee sus naranjos, porque la venta de flores, cuyo precio fluctúa según la oferta y la demanda (5 euros en promedio por kilo), les proporciona ingresos adicionales.

La granja familiar del Sr. Belkhodja cubre más de 23 hectáreas. Aquí, cultivan la naranja amarga, una variedad de naranja la cual es recolectada por un centenar de mujeres, quienes recolectan hasta 12 kilos de flores por día; aunque este año, las fuertes lluvias en abril retrasaron la cosecha de dos semanas.

Sombrero en la cabeza y con guantes, los recolectores comienzan su día a las 7 am, para evitar las altas temperaturas. Seleccionan delicadamente las flores antes de colocarlas en una red al pie de los árboles. Estos se tamizan y se colocan en bolsas de yute que se envían a la planta de destilación al final del día, no muy lejos de allí.

Para obtener 1 kg de neroli a la salida del alambique, se necesitan 1000 kg de flores.

FDMX4IXH4RIEEGOAZCG2D5ZVMA
Luego comienza la destilación (separación de líquidos por ebullición): las flores se depositan en un tanque de acero inoxidable lleno de agua a 100 ° C. De este modo se obtienen agua de azahar, utilizada para fines alimenticios, y neroli, aceite esencial para la preparación de perfumes. Se necesita 1 tonelada de flores para extraer 1 kg de neroli.

En épocas pasadas existían fragancias que eran consideradas clásicas y utilizadas por la alta sociedad de aquel entonces, pero también tenían una gran particularidad: cada uno, según la gente que la usaba tenía ciertas propiedades curativas, por ejemplo el Agua de Hungría era utilizada para acabar con los estados melancólicos o las tristezas.

Además de esto te sorprenderá saber que Luis XIV odiaba los aromas corporales, debido a que le causaban fuertes migrañas, así que los evitaba completamente.

A pesar de lo anterior, este negocio en Francia ha tenido sus altibajos donde la época más resaltante que marcó su historia fue la revolución francesa, aunque incluso allí se crearon nuevos olores, cuyos nombres eran un tanto peculiares como por ejemplo: “Le parfum à la guillotine” – “perfume a la guillotina” o “Le parfum à la Nation” – “perfume a la Nación”. Luego de la revolución y con la llegada de Napoleón, esta industria en Francia volvió a renacer y su ícono y favorito de las masas era “la Eau de Cologne de Jean”.

PNWH4P4JOZLMQRIS7BFLDTWWQM

En esos años además de disfrutar de baños aromáticos con un jabón perfumado muy popular en el ejército, en esa época las mujeres de la corte tomaban baños con sales perfumadas y cubrían sus cuerpos con leche aromatizada especialmente con lavanda. Los delicados fueron utilizados por la alta sociedad, sobre todo desde el año 1848, haciendo muy famoso el “l’eau impériale” – “agua imperial”, el cual era la fragancia que caracterizaba a Napoleón III, el cual era elaborado por Pierre-François Guerlain y el que marcó la historia a los aromas unisex que conocemos hoy en día, aunque no lo creas este producto tiene raíces tan profundas que aún se comercializa, en cantidades limitadas, iniciando su popularización como una auténtica leyenda en la casa Guerlain.

Definitivamente todas estas anécdotas tan particulares hacen que la historia del aroma en Francia sea realmente interesante y tras esta historia la industria de las fragancias iba surgiendo, estableciéndose fuertemente y en el año 1882 se fabrica el primer perfume con esencias sintéticas, este fue el que se llamó “Fougère Royal” – “Helecho Real” y con él se iniciaron los pasos para la producción de estos artículos con sustancias que potencian los aromas naturales; en donde nació el famoso y mítico Chanel N°5, el cual fue el primer perfume que utilizó estas sustancias.

Para esta época se tenían a los perfumes como un tesoro, tanto así que se comenzó a funcionar el arte con los aromas y se contrataban los servicios de artistas para realizar los frascos que iban a contener estos perfumes, en esta época es que nace la sociedad entre el perfumista François Coty y del vidriero René Lalique.

La historia del perfume francés no muere allí y aun hoy en día se siguen escribiendo, sin embargo, aquí nos gustaría hacer un paréntesis para mencionarte algunos de los mejores perfumes franceses de la actualidad: Los perfumes de Chanel, le da un toque especial a sus perfumes que identifican a Francia, entre los que podemos mencionar tenemos, Chanel número 5 y Chanel número 19, son un clásico de Francia con un gran aire parisino.

Por otro lado, el uso de los perfumes o colonias tienen muchas variantes, precios, calidades o razones de su uso; pero en mi caso puedo decir, por experiencia propia, que no hay como el olor de un cuerpo humano después de un tibio baño usando un jabón suave. Asimismo el perfume puede ayudar a extender o mejorar los olores del cuerpo humano; aunque ello es algo relativo pues hay personas que son alérgicas a los perfumes y otras simplemente no les agradan usar ciertos perfumes; aunque sean los mas famosos.

Hasta siempre.

Carlos Tigre sin Tiempo (CTsT)

Fuentes usadas:

(1)= https://es.wikipedia.org/wiki/Perfume

(2)= https://es.wikipedia.org/wiki/Azzaro

(3)= http://www.leparisien.fr/archives/azzaro-en-tunisie-a-la-rencontre-de-la-fine-fleur-d-un-parfumeur-09-06-2019-8089719.php

 

Anuncios

Biografia del premio Nobel de literatura 2008: Jean-Marie Gustave Le Clézio

A continuación presento una interesante reseña bibliografia del último ganador del premio nobel de literatura, el escritor francés Jean-Marie Gustave Le Clézio. Incluyendo al final una relacion de sus libros en frances, ingles y español (además él ha escrito en otros idiomas como el sueco, alemán, etc…)
xin_172100509195892130461

”el escritor de la ruptura, de la aventura poética y de la sensualidad extasiada, investigador de una humanidad fuera y debajo de la civilización reinante”.

Jean-Marie Gustave Le Clézio nació el 13 de abril de 1940 en Niza, aunque sus progenitores tenían estrechos lazos familiares en Mauricio, antigua colonia francesa hasta ser conquistada por los británicos en 1810. A los ocho años de edad se trasladó a vivir junto con su familia a Nigeria, donde su padre había trabajado como médico durante la Segunda Guerra Mundial.

Durante el mes que duró la travesía en barco a Nigeria, Le Clézio empezó su carrera como escritor con dos breves libros, Un long voyage y Oradi noir, que incluso contenía una lista con “obras de próxima aparición”. Le Clézio creció entre dos lenguas, el francés y el inglés. En 1950 regresó con su familia a Niza.

Tras acabar el bachillerato en 1957, realizó estudios de inglés en la Universidad de Bristol entre 1958 y 1959 y en Londres entre 1960 y 1961. En 1963 abtuvo un diploma universitario en la Universidad de Niza (Instituto de Estudios Literarios) 1963.

Terminó sus estudios de licenciatura en la Universidad de Aix-en-Provence en 1964. Hizo su doctorado sobre la historia antigua de México en la Universidad de Perpignan en 1983. Ha impartido clase en diferentes universidades del mundo, como Bangkok, México D.F., Boston Austin y Albuquerque.

Le Clézio suscitó mucha atención con su primera novela Le procés-verbal (1963; El atestado, 1964). Como joven escritor inmerso en las repercusiones del existencialismo y el roman nouveau, fue un conjurador que intentó elevar las palabras por encima del estado degenerado de la lengua cotidana y devolverles la fuerza evocadora de una realidad esencial.

Este primer libro fue el inicio de una serie de descripciones de estados de crisis, que incluye también la colección de relatos La fièvre (1965; La fiebre) y Le déluge (1966; El diluvio, 1969), donde denuncia la confusión y el miedo reinantes en las grandes ciudades occidentales.

Muy pronto destacó la faceta de Le Clézio como escritor comprometido con el medio ambiente, orientación que se acentuó con las novelas Terra amata (1967), Le livre des fuites (1969; El libro de las huidas), La guerre (1970; La guerra, 1972) y Les géants (1973). Su consagración definitiva como escritor de novelas llegó con Désert (1980; Desierto, 1991), obra que le valió el galardón de la Academia Francesa.

Esta obra contiene magníficas imágenes de una cultura perdida en el desierto norteafricano que contrastan con una representación de Europa vista a través de la mirada de los inmigrantes indeseados. El personaje principal, la trabajadora inmigrante argelina Lalla, es el polo opuesto utópico a la brutalidad y la fealdad de la sociedad europea.

Simultáneamente a la publicación de estos libros, Le Clézio publicó los ensayos de carácter meditativo L’extase matérielle (1967), Mydriase (1973) y Haï (1971), este último con influencias de la cultura indígena. Sus prolongadas estancias en México y Centroamérica entre los años 1970 y 1974 tuvieron un impacto decisivo en su obra literaria; el escritor se alejó de las grandes ciudades para encontrar una nueva realidad espiritual en el contacto con los indígenas.

10nobel_190

Conoció a Jemia, de nacionalidad marroquí, con la que se casó en 1975, el mismo año en que publicó Voyage de l’autre côté, libro donde relata todo lo aprendido en Centroamérica. Le Clézio inició la traducción de una de las grandes obras de la tradición cultural amerindia, Les prophéties du Chilam Balam.

Le réve mexicaine ou la pensée interrompue (1988) es un claro testimonio de la fascinación que el grandioso pasado de México ejerce sobre él. Desde la década de los noventa, Le Clézio y su esposa alternan su residencia entre Albuquerque, el estado de Nuevo México, la isla Mauricio y Niza.

Le chercheur d’or (1985) trata temas de las islas del Océano Índico en forma de novelas de aventuras. La atracción que le provoca el sueño del paraíso terrenal aparece en los últimos años en libros como Ourania (2005) y Raga (2006), obra esta última que está dedicada a documentar la vida en peligro de extinción en las islas de Oceanía cuando la globalización se abre paso a la fuerza.

En Ourania la acción se desarrolla en un lejano valle de México donde el personaje principal y alter ego del escritor encuentra una colonia de buscadores que ha reconquistado la armonía de la edad de oro y ha rechazado las costumbres perniciosas de la civilización, entre ellas, las lenguas comunes.

El punto central de la obra literaria de Le Clézio ha ido trasladándose cada vez más hacia una exploración del mundo de la infancia y de la propia historia familiar. Esta orientación se inició con Onitsha (1991; Onitsha, 1992), continuó de modo más explícito con La quarantaine (1995; La cuarentena, 1998) y culminó con Révolutions (2003) y L’Africain (2004; El africano, 2007).

Révolutions resume los temas más importantes de su obra literaria: la memoria, el exilio, las rupturas de la juventud, el conflicto de las culturas. Episodios de sitios y épocas diferentes se encuentran aledaños unos a otros: los años de estudiante del personaje principal durante las décadas de los cincuenta y sesenta en Niza, Londres y México, las vivencias del ancestro bretón como soldado en el ejército revolucionario 1792 a 1794 y la emigración a la isla de Mauricio para escapar a la opresión de la sociedad revolucionaria, así como la narración de una esclava de principios del siglo XIX.

Sumergido en los recuerdos de juventud, se perfila el relato de la visita que el personaje principal le hace a la hermana de su abuelo paterno, la tía Catherine, última portadora de la tradición familiar de las propiedades perdidas en Mauricio, que le hace entrega de los recuerdos de los que Le Clézio se hará cargo como escritor.

L’africain es la historia del padre del escritor, al mismo tiempo reconstrucción, vindicación del honor y memoria de la vida de un muchacho a la sombra de un extraño al que está obligado a amar. Recuerda a través del paisaje: África le cuenta quién era él cuando a los ocho años asistió al reencuentro de la familia después de los años de separación durante la guerra.

Una de las últimas obras salida de la pluma de Le Clézio es Ballaciner (2007), un profundo ensayo de corte personal sobre la historia del arte cinematográfico y la importancia del cine en la propia vida del escritor, desde los proyectores de manivela de la infancia hasta las incursiones de la vida adulta en la cinematografía de tierras lejanas, pasando por el culto adolescente a los cineastas que estaban en boga. La última obra, Ritournelle de la faim, acaba de ser publicada.

Le Clézio ha escrito además varios libros infantiles y juveniles, entre los que se pueden mencionar Lullaby (1980), Celui qui n’avait jamais vu la mer seguido de La montagne du dieu vivant (1982) y Balaabilou (1985).
Premios literarios: Premio Théophraste Renaudot (1963), Premio Larbaud (1973), Premio Paul Morand, de la Academia Francesa (1980), Premio Jean-Giono (1997), Premio Prince de Monaco (1998), Premio Stig Dagerman (2008).

******************************************************************

Works in French
Le procès-verbal. – Paris : Gallimard, 1963
Le jour où Beaumont fit connaissance avec sa douleur. – Paris : Mercure de France, 1964
La fièvre. – Paris : Gallimard, 1965
Le déluge : roman. – Paris : Gallimard, 1966
L’extase matérielle . – Paris : Gallimard, 1967
Terra amata. – Paris : Gallimard, 1967
Le livre des fuites : roman d’aventures. – Paris : Gallimard, 1969
La guerre. – Paris : Gallimard, 1970
Haï. – Genève : Skira, 1971
Mydriase. – Montpellier : Fata Morgana, 1973
Les géants. – Paris : Gallimard, 1973
Voyages de l’autre côté. – Paris : Gallimard, 1975
L’inconnu sur la terre. – Paris : Gallimard, 1978
Vers les icebergs. – Montpellier : Fata Morgana, 1978
Voyage au pays des arbres. – Paris: Gallimard, 1978
Mondo et autres histoires. – Paris : Gallimard, 1978
Désert. – Paris : Gallimard, 1980
Trois villes saintes. – Paris : Gallimard, 1980
Lullaby. – Paris : Gallimard, 1980
La ronde et autres faits divers. – Paris : Gallimard, 1982
Celui qui n’avait jamais vu la mer ; suivi de La montagne du dieu vivant. – Paris : Gallimard, 1982
Balaabilou. – Paris : Gallimard, 1985
Le chercheur d’or. – Paris : Gallimard, 1985
Villa Aurore ; suivi de Orlamonde. – Paris : Gallimard, 1985
Voyage à Rodrigues. – Paris : Gallimard, 1986
Le rêve mexicain ou la pensée interrompue. – Paris : Gallimard, 1988
Printemps et autres saisons. – Paris : Gallimard, 1989
La grande vie ; suivi de Peuple du ciel. – Paris : Gallimard, 1990
Onitsha. – Paris : Gallimard, 1991
Étoile errante. – Paris : Gallimard, 1992
Pawana. – Paris : Gallimard, 1992
Diego et Frida. – Paris : Stock, 1993
La quarantaine. – Paris : Gallimard, 1995
Poisson d’or. – Paris : Gallimard, 1996
La fête chantée. – Paris : Le Promeneur, 1997
Hasard ; suivi de Angoli Mala. – Paris : Gallimard, 1999
Coeur brûlé et autres romances. – Paris : Gallimard, 2000
Révolutions. – Paris : Gallimard, 2003
L’Africain. – Paris : Mercure de France, 2004
Ourania . – Paris : Gallimard, 2006
Raga : approche du continent invisible. – Paris : Seuil, 2006
Ballaciner. – Paris : Gallimard, 2007
Ritournelle de la faim. – Paris : Gallimard, 2008

********************************************************************
Works in English
The Interrogation / translated from the French by Daphne Woodward. – New York : Atheneum, 1964. – Translation of Le procès-verbal
Fever / translated from the French by Daphne Woodward. – New York : Atheneum, 1966. – Translation of La fièvre
The Flood / translated from the French by Peter Green. – London : H. Hamilton, 1967. – Translation of Le déluge
Terra Amata / translated from the French by Barbara Bray. – London : Hamilton, 1969 ; New York : Atheneum, 1969. – Translation of Terra amata
The Book of Flights : an Adventure Story / translated from the French by Simon Watson Taylor. – London : Cape, 1971 ; New York : Atheneum, 1972. – Translation of Le livre des fuites
War / translated from the French by Simon Watson Taylor. – London : Cape, 1973 ; New York : Atheneum, 1973. – Translation of La guerre
The Giants / translated from the French by Simon Watson Taylor. – London : Cape, 1975 ; New York : Atheneum, 1975. – Translation of Les géants
The Mexican Dream, or, The Interrupted Thought of Amerindian Civilizations / translated by Teresa Lavender Fagan. – Chicago : University of Chicago Press, 1993. – Translation of Le rêve mexicain ou la pensée interrompue
The Prospector / translated from the French by Carol Marks. – Boston : David R. Godine, 1993. – Translation of Le chercheur d’or
Onitsha / translated by Alison Anderson. – Lincoln : University of Nebraska Press, 1997. – Translation of Onitsha
The Round & Other Cold Hard Facts = La ronde et autres faits divers / translated by C. Dickson. – Lincoln : University of Nebraska Press, 2002. – Translation of La ronde et autres faits divers
Wandering Star : a Novel / translated by C. Dickson. – Willimantic, CT : Curbstone Press, 2004. – Translation of Étoile errante

*****************************************************************
Works in Spanish
El atestado / traducción de Gabriel Oliver. – Barcelona : Seix Barral, 1964. – Traducción de: Le procès-verbal
El diluvio / traducción de Jaime Pomar. – Barcelona : Seix Barral, 1969. – Traducción de: Le déluge
La guerra / traducción de Rodolfo Hinostroza. – Barcelona : Seix Barral, 1972. – Traducción de: La guerre
Tres ciudades santas / traducción de Leonor Tejada. – México : UAM, Dirección de Difusión Cultural, Departamento Editorial, 1980. – Traducción de: Trois villes saintes
La conquista divina de Michoacán / traducción de Aurelio Garzón del Camino. – México : Fondo de Cultura Económica, 1985. – Traducción de: La conquète divine de Michoacán
Viaje al país de los árboles / ilustraciones de Henri Galeron ; traducción de Ana Bermejo Baró. – Madrid : Altea, 1986. – Traducción de: Voyage au pays des arbres
Viaje a Rodrigues / traducciòn de Manuel Serrat Crespo. – Barcelona : Versal, 1987. – Traducción de: Voyage à Rodrigues
El buscador de oro / traducción de Manuel Serrat Crespo. – Barcelona : Versal, 1987. – Traducción de: Le chercheur d’or
Desierto / traducción de Alberto Conde. – Madrid : Debate, 1991. – Traducción de : Désert
Onitsha / versión castellana de Alberto Conde. – Madrid : Debate, 1992. – Traducción de: Onitsha
El sueño mexicano, ó, El pensamiento interrumpido / traducción, de Mercedes Córdoba y Tomás Segovia. – México : Fondo de Cultura Económica, 1992. – Traducción de: Le rêve mexican au la pensée interrompue
El atestado / edición de Susana Cantero ; traducción de Susana Cantero. – Madrid : Cátedra, D.L., 1994. – Traducción de: Le procès-verbal
Diego y Frida : una gran historia de amor en tiempos de la revolución / traducción, Mauro Armiño. – Madrid : Temas de Hoy, 1994. – Traducción de: Diego et Frida
Diego y Frida / traducción, Manuel Arbolí. – México : Diana, 1995. – Traducción de: Diego et Frida
La cuarentena / traducción de Thomas Kauf. – Barcelona : Tusquets, 1998. – Traducción de: La quarantaine
El pez dorado / traducción de Mercedes Corral. – Barcelona : Tusquets, 1999. – Traducción de: Poisson d’or
El africano / traducción de Juana Bignozzi. – Buenos Aires : Adriana Hidalgo Editora, 2007. – Traducción de: L’africain

 

 

Tesoros textiles de cultura Paracas se exhiben en París

De belleza y variedad cromática incomparables, los textiles de la cultura de Paracas-Necrópolis se exponen en el Museo del Quai Branly de París en una muestra excepcional a doble título.

236028.jpg
 Dos exposiciones sobre arte precolombino peruano se exhiben en Francia.

De belleza y variedad cromática incomparables, los textiles de la cultura de Paracas-Necrópolis se exponen en el Museo del Quai Branly de París en una muestra excepcional a doble título.

Ante todo, porque los de Paracas son considerados unos de los más bellos textiles del mundo, pero también porque es “una primicia mundial.

Nunca antes salieron del Perú y fueron expuestas en el extranjero tantas piezas de esa cultura”, señala a la AFP Daniélle Lavallée, arqueóloga especialista de Sudamérica y comisaria de la exposición.

236284.jpg

La exposición “Paracas, tesoros inéditos del Perú antiguo”, que permanecerá abierta al público del 1 de abril al 13 de julio próximo, permite admirar 84 piezas de unos 2.000 años de antigüedad, 46 de ellas textiles, procedentes del Museo Nacional de Arqueología Antropología e Historia del Perú.

Cuarenta y tres de esos textiles, esencialmente mantos fúnebres, que hoy pueden ser admirados en toda su majestad, han podido ser restaurados gracias a un programa de cooperación franco-peruano que llevó dos años de trabajo.

“La restauración fue financiada por el Museo del Quai Branly, pero íntegramente realizada por los restauradores del Museo Nacional de Lima”, recalca Lavallée, que señala la delicadeza y pericia de ese trabajo, cuyas etapas el visitante puede seguir paso a paso en un vídeo que acompaña la exposición.

La cultura de Paracas se desarrolló en la costa sur de Perú entre 100 AC y 200 DC, pero no fue descubierta hasta en los años 20.

En ella, como en todas las civilizaciones del antiguo Perú, “los textiles desempeñan un papel particular, y generaciones sucesivas los adoptan como símbolos de identidad y como elementos esenciales de los ritos religiosos”, lo que los convierte en “fuentes de información fundamentales” para comprender las sociedades que los fabrican, explica Lavallée.

Además, “en Perú, el textil es el origen del desarrollo de todas las artes plásticas” y de él nacen los estilos que se expresan después en la cerámica, el metal o la escultura en piedra”, agrega.

La exposición en París se inicia con una introducción que explica la situación geográfica de la península de Paracas y las principales características de la cultura, situándola en el contexto histórico de las civilizaciones preincaicas.

Tras ello, el ritual funerario de Paracas-Necrópolis es evocado mediante la reconstitución de un fardo funerario junto al cual se exponen los objetos y ofrendas que lo componen.

Una vez el contexto explicado al visitante, el cuerpo principal de la muestra deslumbra por la belleza de los mantos funerarios, ponchos, túnicas y turbantes delicadamente bordados con una gran riqueza cromática.

“Hay en ellos 190 tonos distintos”, indica Lavallée, señalando que “los tintes se conservaron perfectamente” a través del tiempo. La comisaria de la exposición se extasía en la descripción de la variedad y complejidad de los motivos bordados, cada uno de los cuales se acompaña con un pequeño texto.

“No se trata de explicar lo que significa, sino lo que representa”, dice, evocando el misterio que rodea todavía muchos aspectos de la civilización de Paracas.

“La cabeza cortada es un motivo recurrente. A menudo fue interpretada como trofeo de guerra, por analogía con otras sociedades amerindias. Pero la
interpretación puede ser otra.

Las cabezas de Paracas tienen los ojos abiertos y sonríen, contrariamente a las de otras culturas. La especialista Anne Paul (que impulsó el proyecto de esta exposición antes de fallecer en 2003) pensaba que se trataba de cabezas de antepasados, cuya presencia se consideraba protectora”, explica Lavallée.

Piezas de cerámica y orfebrería completan la exposición y permiten al visitante comprobar el parentesco de los motivos. Al final, la muestra da cuenta de las circunstancias del descubrimiento de los textiles de Paracas por el arqueólogo peruano Julio C. Tello, y el impacto que tuvo en su época.

En complemento de la exposición, el museo parisino dedica otra muestra a Elena Izcue (1889-1970), pionera de las artes decorativas en América Latina y figura esencial del redescubrimiento del arte precolombino a principios del siglo XX.

* AFP (31 de marzo, 2008)