Gastronomía alemana: Ensalada de papa y el gastrosexual

Dicen que hay temas subjetivos que llaman la atención, quizás polémicos por un tiempo y luego pasan al olvido. Yo creo que el caso del hombre gastrosexual es uno de dichos temas que puede resultar un éxito de ventas del libro del autor de dicha tesis; pero luego todo seguirá su curso.

10575271_810368242317426_5992566519816071302_o

 

Por ejemplo, es bien conocido que la buena mesa o comida es un placer para muchas personas, hombres o mujeres, que gustan de la comida bien hecha. Ahora que eso ocasione un deseo sexual, me parece subjetivo el afirmarlo; pues me parece que el sexo y la comida va por rieles separados. Quizás se complementen; después del sexo una buena comida hace recuperar todas las energías del hombre; pero hacerlo mientras comemos o poco tiempo después de haber comido puede causar problemas estomacales y baja perfomance sexual.

ems20140918_gastrosexuell_image_512x288_3

Por otro lado el cocinar es un arte mas que un  deseo sexual. En todo caso el placer se puede llamar gusto por una comida deliciosa y pasión porque estamos con mucha hambre.

eme20140918_gastrosexuell_image_512x288_3

El escritor alemán Carsten Otte defiende la tesis de que existe un nuevo tipo de hombre: el gastrosexual. La cocina es para él un lugar de autorrealización privado, donde se entrega a la comida con placer y pasión. Hace tiempo que las revistas, autores de libros de cocina, diseñadores y la publicidad descubrieron a la nueva especie.

105_otte_gastrosex_pressefoto

http://dw.de/p/1DEtF

Un plato típico de Alemania actual, basado en la papa, es la ensalada de papa y que podemos ver en el siguiente vídeo (usar el enlace abajo)

http://dw.de/p/1AMn5

La ensalada de papa es una de las recetas alemanas por antonomasia. Un platillo que no puede faltar en fiestas y banquetes de todo tipo, incluso en Navidades. Admite muchas variantes regionales. Por ejemplo, mientras en el sur la preparan con aceite y vinagre, en el norte se decantan por la mayonesa.

en 2 ensalada-alemana

Hasta siempre.

CTsT

 

El cuento en edad de oro: Alice Munro

Alice Munro , la famosa escritora de cuentos canadiense en cuyo trabajo explora las relaciones enredadas entre hombres y mujeres.

Alis-Munro-2 

La señora Munro , de 82 años , ha escrito 14 libros de relatos. La elección de la Sra. Munro fue recibida con una efusión de entusiasmo en el mundo que hablan inglés como idioma nativo.

 Alice Munro, Storyteller, wins Nobel in Literature

Ella revolucionó la arquitectura de los cuentos cortos , a menudo a partir de una historia en un lugar inesperado, y luego se mueve hacia atrás o hacia adelante en el tiempo, y trajo un modesto y sutil ingenio de su trabajo que los admiradores suelen remontarse a sus orígenes que crece en el Canadá rural.

 Alice Munro, Storyteller, wins Nobel in Literature3

Munro ,vive en Clinton , una ciudad en Ontario-Canada.

 images

Stephen Harper, el primer ministro del Canada, emitió una declaración elogiando a la Sra. Munro como la primera mujer canadiense en ganar el Nobel de literatura. ” Los canadienses están muy orgullosos de este logro notable , que es la culminación de toda una vida de escritura brillante “, dijo.  (1)

alice-munro-nobel-prize-literature-00000317-story-body 

Los lectores utilizan Twitter para enviar mensajes con citas de Munro como “La felicidad es constante curiosidad”, la cual es una de las favoritas.

Algunas personas se preguntaban si el honor de la Sra. Munro era una indicación de que el cuento estaba entrando en una edad de oro , la mayoría de los ganadores del Nobel tienden a centrarse en las novelas o poemas.

Alice Munro, Storyteller, wins Nobel in Literature4

Su primera colección , “Danza de las Sombras felices” (Dance of the Happy Shades), fue publicado cuando tenía 37. Una de sus colecciones , ” El amor de una buena mujer” (The Love of a Good Woman), ganó el National Book Critics Circle Award en 1998.

El Nobel de Literatura, uno de los premios más prestigiosos y lucrativos en el mundo , se da a un escritor por el trabajo de toda su vida de, en lugar de una única novela, cuento o colección. El ganador recibe ocho millones de coronas suecas, o alrededor de $ 1,2 millones de dolares.

Los ganadores en los últimos años han incluido a Mo Yan de China, en 2012 , el poeta sueco Tomas Tranströmer , en 2011; Mario Vargas Llosa, el escritor peruano , en el 2010 , y , en 2009, Herta Müller , novelista alemana de origen rumano.

En USA se tiene mala racha para los escritores estadounidenses, que han pasado más de 20 años. El último estadounidense en ganar el premio fue Toni Morrison, en 1993.

En un comunicado difundido por su editor estadounidense , Knopf , rindió homenaje al círculo literario canadiense.

“Cuando empecé a escribir , había una muy pequeña comunidad de escritores canadienses y poca atención se prestó por el mundo”, dijo. “Ahora los escritores canadienses son leídos , admirados y respetados en todo el mundo .

Ella dijo que estaba encantado de ser elegido para el premio , y agregó: “Espero que fomenta aún más el interés por todos los escritores canadienses. “

En una entrevista con The New York Times este año , la Sra. Munro dijo que ahora que tiene más de 80 años , ella no está tan preocupada por el envejecimiento.

“Ella ha hecho un trabajo maravilloso “, dijo Englund . ” Lo que ha hecho es más que suficiente para ganar el Premio Nobel. Si ella quiere dejar de escribir , es su decisión. “

 Alice Munro, Storyteller, wins Nobel in Literature2

En una breve entrevista con Nobelprize.org , la Sra. Munro explicó que había decidido dejar de escribir porque había estado trabajando desde que tenía unos 20 años de edad.

“Eso es mucho tiempo para trabajar , y pensé , tal vez es hora de tomarlo con calma “, dijo. ” Pero esto puede cambiar de opinión. “

 Hasta siempre.

Carlos Tigre sin Tiempo (CTsT)

Fuente usada, traducida, procesada y resumida de:

(1) = http://www.nytimes.com/2013/10/11/books/alice-munro-wins-nobel-prize-in-literature.html?_r=0

Mario Vargas llosa: Contra el e-Book y a defender” la lengua española

El Nobel de Literatura destacó el trabajo de escritores latinoamericanos que “han mantenido la unidad y fecundidad de nuestro idioma”.

682716

El Premio Nobel peruano Mario Vargas Llosase muestra esperanzado de que el libro en papel no desaparezca y coexista con su homólogo digital, mientras evalúa que la literatura en lengua española “está en buen pie”.

Vargas Llosa considera que, en el caso del libro, el soporte no es una cuestión menor.

“Estoy convencido de que la literatura que se escribiría exclusivamente para las pantallas sería mucho más superficial, de puro entretenimiento, conformista”, dijo a DPA hoy durante el VI Congreso Internacional de la Lengua Española en Ciudad de Panamá.

“El espíritu crítico, que ha sido algo que ha resultado sobre todo de las ideas contenidas en los libros de papel, podría empobrecerse extraordinariamente si las pantallas acabaran por enterrar a los libros”, manifiesta.

EL NÚMERO DE LECTORES AUMENTA
Las letras iberoamericanas, afirma con optimismo el autor de “Conversación en La Catedral” y “La ciudad y los perros”, “gozan de buena salud”. “Ha habido una crisis económica que ha afectado algo, pero mucho menos de lo que se temía. Creo que el libro sigue circulando”.

Al respecto, apunta que “es interesante saber por ejemplo que el número de lectores aumenta, aunque no tanto la venta de libros, pero sí el número de lectores, y ese es un síntoma muy alentador”, señala Vargas Llosa.

El escritor peruano fue el gran protagonista de la jornada inaugural del VI Congreso que abrió el telón el domingo y proseguirá hasta el miércoles en el Centro de Convenciones Atlapa bajo el lema “El español en el libro: del Atlántico al Mar del Sur”.

El desarrollo de las nuevas tecnologías implica “una problemática nueva, con la gran transformación que ha significado para el libro, para la cultura en general”, sostiene el galardonado autor, que presentará este martes en Panamá su más reciente novela, “El héroe discreto”.

CULTURA DIGITAL
El camino que se abre para la industria editorial es, mayormente, de incertidumbre. Es “muy difícil profetizar qué cosa va a ocurrir, si el libro digital va a anular enteramente al libro de papel”. También queda por saber “si va a haber finalmente una legalidad respecto al libro digital y a la cultura digital”, añade.

“Eso va a ser un elemento absolutamente fundamental en la dirección que tome la cultura en el futuro inmediato”, estima Vargas Llosa.

De todas maneras el Premio Nobel confía en que el tradicional libro de papel sobreviva los embates de la tecnología. “Yo creo que hay que hacer todo lo posible por que no desaparezca, por que coexista con el libro digital”, recomienda con fervor.

Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa instó a “cuidar y defender” la lengua española

El escritor peruano Mario Vargas Llosa, galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 2010, destacó hoy en Panamá que el idioma español se fortalece y expande cada día, pero no se debe descuidar ni dejar de defender.

En la sesión inaugural del VI Congreso Internacional de la Lengua Española, en presencia del Príncipe de Asturias y el presidente panameño,Ricardo Martinelli, Vargas Llosa aseguró que el español “sigue creciendo, rebasando fronteras y ocupando con una fuerza natural cabezas de playa en muchos otros países”.

El Congreso, bajo el lema “El español en el libro: del Atlántico al Mar del Sur”, reunirá hasta el miércoles en un centro de convenciones de la capital panameña a escritores, profesores y académicos, incluidos los directores del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, y de la Real Academia Española (RAE), José Manuel Blecua, quienes también participaron en la inauguración.

DEFENDER Y CUIDAR LA LENGUA ESPAÑOLA
El narrador peruano, que acaba de publicar la novela “El héroe discreto”, dijo que el avance permanente del español demuestra el “dinamismo, utilidad y fecundidad” de esta lengua.

De acuerdo con el autor de “Conversación en la catedral”, tener una lengua de estas características “implica también una obligación.

Vargas Llosa indicó que esto es así “porque las lenguas, como la vocación, como la amistad, como el amor, esas grandes experiencias humanas,necesita ser cuidada y respetada para durar, crecer y mejorar”.

En ese sentido, afirmó, “necesitamos defender y cuidar nuestra lengua, no cerrándola, desde luego, a las influencias extranjeras”.

DINAMISMO DE LA MODERNIDAD
Añadió que es importante el esfuerzo por mantener su cohesión y “al mismo tiempo que dinamizando su modernidad y actualidad, respetando esa riquísima, esa maravillosa tradición que la ha constituido”.

En este camino están grandes escritores “que tienden puentes entre todos los hispanohablantes del mundo”, destacó Vargas Llosa. “Esos grandes artistas y escritores (son los) que con su palabra han mantenido la unidad y fecundidad de nuestro idioma”, subrayó el novelista peruano.

Agregó, por otro lado, que entre las maneras de querer, respetar y enriquecer el idioma español, impidiéndole que se empobrezca y se degrade, están actividades como el Congreso de la Lengua Española.

“El libro entre el Atlántico y el Pacífico”; “La industria del libro”; “Libro, lectura y educación”, y “El libro entre la creación y la comunicación” son las secciones en las que girarán los debates del Congreso sobre derechos de autor y propiedad intelectual, la era digital, el papel del blog y la crítica literaria.

Vargas Llosa, quien estuvo acompañado en el acto inaugural por los escritores Sergio Ramírez, de Nicaragua, y Juan David Morgan, de Panamá, presentará en el marco del Congreso de la Lengua su última novela, “El héroe discreto”, en un coloquio con la escritora española Rosa Montero.

* EFE, 21 Octubre 2013

Los libreros: ¿especie en extinción?

En la Feria del Libro de Fráncfort se festeja a la literatura. Pero al mismo tiempo en Alemania desaparecen las librerías. Los clientes prefieren comprar libros por Internet. ¿Qué futuro tiene la profesión de librero?

Para los dueños de pequeñas librerías en Alemania la crisis es un estado permanente. Desde hace años, este sector lucha por sobrevivir. Primero había que combatir a las grandes cadenas de tiendas que comenzaron a vender libros en sus enormes sucursales.

Más recientemente, los libreros se han visto afectados por la competencia de las tiendas por Internet, que registran ventas crecientes.

Las cadenas de tiendas y el comercio electrónico ponen en riesgo a las librerías independientes. “Sobre todo Internet ha sido un cambio brusco”, dice Gabriele Schäfer, directora ejecutiva de las librerías Bosch, en Bonn. “Desde hace dos años crece notablemente el volumen de ventas a través del comercio electrónico”, agrega.

La Asociación de Libreros Alemanes calcula que la venta de libros por Internet acapara ya un 17 por ciento del volumen total en el sector libresco. Hace diez años, dicho nivel era de tan sólo el 4 por ciento.

El caso de Amazon

El comercio electrónico de libros es dominado por el consorcio estadounidense Amazon, que vende tres de cada cuatro libros adquiridos por Internet en Alemania. “Debemos reaccionar”, dice Schäfer. Su librería, como el 80 por ciento de las demás, tiene su propio sitio de ventas por Internet.

Pero las ganancias no son muchas. Las tiendas por Internet de librerías establecidas captan apenas el 1,5 por ciento del volumen de ventas.

Así, la única ventaja competitiva de las librerías tradicionales respecto de tiendas electrónicas comoAmazon radica en empleados aptos, que conozcan y aconsejen de manera personalizada a sus clientes.

Amazon y los e-books compiten contra las librerías tradicionales<br />
Amazon y los e-books compiten contra las librerías tradicionales

“Amazon reconoce el perfil de los clientes a través de una base de datos”, afirma Marianne Giese, quien trabaja desde hace más de 30 años en la empresa familiar de Gabriele Schäfer. “En cambio, nosotros podemos preguntarles cómo está la abuelita, o si les gustó el último libro que compraron aquí. Conocemos a algunos de nuestros clientes desde hace décadas”.

Giese opina que el futuro del sector está en el diálogo directo con el cliente, a través del cual se dará a este un mejor servicio. “Sólo así podremos sobrevivir”, señala.

¿Y los nuevos libreros?

Cada vez son más las librerías que cierran debido al crecimiento del negocio online. La Asociación de Libreros Alemanes indica que el número de sus miembros ha decrecido de 4800 en 1999 a 3500 en 2012.

También falta el relevo generacional. En 2012, el número de aprendices del sector libresco fue de 1.500, una contracción de 25 por ciento en tan solo cuatro años. Después de todo, ¿qué joven ve su futuro en una actividad que parece condenada?

Un ejemplo es el de Helena Flenner. A sus veintitantos años de edad, la chica usa el Internet y es uy activa en las redes sociales. También compra en Amazon, “pero nunca libros”, dice.

“Y conozco muchos que opinan lo mismo y prefieren ir a las librerías”, dice. Es por eso que su familia nunca la trató de disuadir para que cambiara de profesión. “Ellos saben que la profesión de librero es lo mío”, asevera Flenner.

Para muchos lectores es imprescindible el contacto con las páginas impresasPara muchos lectores es imprescindible el contacto con las páginas impresas

La clave: especialización

Sebastian Reiß también es aprendiz de librero, y coincide en que las librerías establecidas aún tienen oportunidad de enfrentar el futuro con éxito. “Uno no debe ser tan negativo”, afirma. Los lectores de libros electrónicos (e-books), por ejemplo, no son materia perdida para las librerías tradicionales, opina.

Flenner, por su parte, dice que la clave posiblemente se encuentre en la especialización. “Ya existen librerías que sólo venden literatura detectivesca o juvenil”, dice. Además, en Alemania los libros cuestan lo mismo, ya sea en Amazon o en las librerías tradicionales. “Y si no tenemos los libros en existencia, somos capaces de entregarlos en un lapso idéntico al de Amazon”, afirma la joven.

La única diferencia la marcan, en este sentido, los libros electrónicos, que llegan al ordenador o los dispositivos móviles de los lectores en cuestión de segundos. Pero para muchos, la lectura es una experiencia que implica necesariamente el contacto con las páginas en papel.

Como quiera que sea, la librería fundada por los abuelos de Gabriele Schäfer, como muchas otras, resiente los embates de las nuevas formas de comercialización. “Espero que las librerías tengan algún futuro, aunque haya menos de ellas. El fin del comercio tradicional, incluido el de los libros, sería también el fin de las ciudades tal y como las conocemos”.

* DW., October 2013

La canadiense Alice Munro gana el Premio Nobel de Literatura

Le dicen “la Chéjov canadiense”, en alusión al maestro ruso del realismo. Ella es la decimotercera mujer en recibir un Nobel de Literatura.

131010122553_alice_munro_624x351_getty

 

La distinción recayó en la autora de 82 años por ser “una maestra del relato breve contemporáneo”, según el anuncio hecho por Peter Englund, secretario permanente de la Academia Sueca.

Fue el propio Englund quien llamó a Munro para comunicarle la decisión de la Academia. Sin embargo, no logró comunicarse con la escritora, así que le dejó un mensaje en su contestadora para informarle de su victoria, según relató el secretario a la agencia de noticiasAssociated Press.

“Yo sabía que estaba en la carrera, sí, pero nunca pensé que iba a ganar”, le dijo Munro a los medios canadienses.

Pero su elección no fue una sorpresa para el mundo literario.

La escritora, nacida en Wingham (Ontario), fue una de las pioneras del realismo moderno canadiense.

Su trabajo tiene un fuerte foco en los lugares y en lo interno, y varios críticos han elogiado su tratamiento simple y cotidiano de las complejas relaciones humanas.

131010110629_munro_alice_304x171_bbc_nocredit

Su nombre se repetía entre los favoritos al Nobel hacía ya algunos años, especialmente luego de ganar el premio internacional Man Booker en 2009.

Su último libro fue la compilación de historias cortas “Mi vida querida”, el cual salió a la venta a fines de 2012. Y tras la publicación, este año la autora anunció su retiro, hecho que habría agilizado la decisión de la Academia Sueca, según los expertos.

“Si no se lo hubieran dado antes de su muerte, creo que habría sido una terrible, terrible omisión”, sentencia Will Gompertz, editor de cultura de la BBC.

Hoy cuenta con 14 libros publicados y su obra ha sido traducida a casi una veintena de idiomas.

Pueblerina y revolucionaria

Munro comenzó a escribir en su adolescencia. Entonces se llamaba Alice Laidlaw, su nombre de soltera.

Se ganó una beca para estudiar periodismo en la Universidad de Western Ontario donde vendió sangre y recolectó brotes de tabaco para mantenerse. Fue como estudiante que publicó su primera historia, “Las dimensiones de una sombra”, en 1950.

En la universidad conoció a su primer marido, Michael Munro, con quien se casó en 1951 y tuvo tres hijas.

Su primera colección de relatos cortos, “Danza de las sombras felices”, publicado en 1968, le valió el Premio Gobernador General, el galardón literario más importante de Canadá.

Estas primeras historias captaron la diferencia entre sus propias experiencias al crecer en Wingham, una conservadora ciudad canadiense al oeste de Toronto, y su vida después de la revolución social de los años 1960.

En una entrevista en 2003, Munro describió la década de 1960 como “maravillosa”.

“Habiendo nacido en 1931 yo era un poco vieja, pero no demasiado. Y después de un par de años, mujeres como yo estábamos usando minifaldas y caminando empavonadas”, dijo.

En 1972 se divorció de Munro y volvió a casarse en 1976 con el geógrafo Gerry Fremlin, un viejo amigo de la universidad.

Tras un almuerzo de rencuentro y tres Martinis, ambos decidieron irse a vivir juntos. Y así lo hicieron, hasta abril pasado, cuando Fremlin murió.

Dueña de casa sin talento

Will Gompertz asegura que Munro ha estado “en lo más alto de la competencia desde que comenzó”.

“Muy pocos escritores le hacen el peso”, dice Gompertz, ya que la escritora de 82 años “llega al corazón de lo que es ser humano”.

Sin embargo la hoy Nobel de Literatura nunca se sintió superior.

“Creo que fui exitosa haciendo esto porque no tenía ningún otro talento”, aseguró Munro en una entrevista con Book Lounge.

“No soy realmente una intelectual. Yo era una buena dueña de casa, y ni tan buena”, añadió.

Nueve de sus libros han sido traducidos al español y próximamente saldrá a la venta “Mi vida querida”.

El Nobel de Literatura

De los 110 ganadores del Premio Nobel de Literatura en 106 premiaciones, 13 han sido mujeres. De ellas, sólo una representante es Latinoamericana: la chilena Gabriela Mistral, quien fue galardonada en 1945.

La última mujer en ganar el premio fue la alemana Herta Mueller, quien obtuvo el Nobel en 2009.

El año pasado, la distinción recayó en el novelista chino Mo Yan, conocido en Occidente por su novela “Sorgo Rojo”, que se centra en las dificultades de los campesinos en el comienzo del régimen comunista en China.

Presentado por la Fundación Nobel, el premio es otorgado al escritor vivo más prominente, quien recibe 8.000.000 de coronas suecas (alrededor de US$ 1.228.000).

Las mujeres y el Nobel de Literatura

  • 1909 – Selma Lagerlöf
  • 1926 – Grazia Deledda
  • 1928 – Sigrid Undset
  • 1938 – Pearl Buck
  • 1945 – Gabriela Mistral
  • 1966 – Nelly Sachs
  • 1991 – Nadine Gordimer
  • 1993 – Toni Morrison
  • 1996 – Wislawa Szymborska
  • 2004 – Elfriede Jelinek
  • 2007 – Doris Lessing
  • 2009 – Herta Müller
  • 2013 – Alice Munro

 

* BBC Mundo, 10 octubre 2013

Clásicos rusos contados en español

La narración oral no solo promueve capacidades básicas como el desarrollo de la imaginación, la reflexión y la introspección, sino que también permite conocer otras culturas a través de las tradiciones y elementos típicos que se destacan en sus cuentos.

cuentos468

“Por favor, cuéntalo pero mirame a los ojos porque no entiendo” le pidió un nene a quien le leía un cuento. Y todo cambió a partir de aquel instante. Mascha Lavzova, contadora de historias, asegura que ese pedido la marcó para siempre. 

El arte de narrar

El retorno al pasado se nota en la vuelta a los contenidos de los cuentos clásicos y a todas sus versiones y formatos (que van desde lo impreso hasta lo cinematográfico) y también se ve en los recursos utilizados. Los narradores por vocación usan sólo su cuerpo para transmitir lo que desean expresar. Se sientan frente a los receptores y dan comienzo al juego de las miradas, la kinésica, la modulación de la voz, las posturas y la palabra hecha aire.

Mascha no es la excepción. Es argentina y tiene descendencia rusa. Está ligada desde chica al mundo del teatro, la danza y la música. Utiliza los recursos aprehendidos para narrar alguno de los más de sesenta cuentos que conoce. Se dedica a ello de manera particular y también en escuelas de Buenos Aires y del interior de Argentina. Los grupos se dividen por edades y las historias tienen orígenes diversos, entre los cuales se encuentran leyendas tradicionales argentinas, cuentos rusos, algunos orientales (muchos de los cuales son cortos y drásticos como los chinos, que siempre dejan enseñanzas).

“Antes de contar un cuento le explico a los chicos que siempre traigo a la fantasía conmigo y que está presente entre nosotros para ayudarnos a entender la historia”. Es así como la dulce voz de Mascha relaja a los oyentes invitándolos a sumarse a un viaje. Algunos de ellos suelen mostrarse incrédulos ante la propuesta pero terminan gratamente embelesados. Ese es el caso de muchos adultos que se muestran reacios a detenerse, a volar y sobre todo, a escuchar detenidamente a otro.

La adaptación de la palabra

Pero cuando esa voz dulce se endurece desatando una tormenta dramática y se convierte en la voz tímida de un animal indefenso o en la voz grave de Baba Iegá  (bruja),  muchos sucumben y se entregan. La voz es el recurso más importante. Es así como también a veces Mascha cuenta cuentos en un programa radial en la Provincia de Santiago del Estero. “Allí el contexto es otro y tengo que adaptar las historias”. Hay gente que nunca vio un cisne o el mar, por ejemplo, entonces hay una necesidad imperante de buscar sinónimos para dar con un sentido más acabado”.

Inclusive, a veces suelen mezclarse componentes de varios de ellos y surgen nuevos relatos en el seno familiar pero la simbología permanece intacta y trasciende para convertirse en algo mítico. Eso sucede con algunos cuentos rusos como Tsarévnaya Liagushka (La princesa rana) y sus similitudes con cuentos como ‘La princesa y el Sapo’.

“Algunos cuentos se transformaron por tener escenas muy fuertes pero hay que pensar que antes no había otra distracción, que de noche solamente podían reunirse alrededor del fuego y que los relatos eran más bien para los adultos. En ellos se trasmitían los valores humanos y  costumbres típicas; además a cierta hora los chicos se quedaban dormidos y los grandes eran los que se impregnaban de estas historias que luego serían contadas a sus hijos”, sostiene María Savastano Herten, que dicta talleres de escritura. 

Visualizar el lenguaje oral

“Cuando le leo un cuento a mis alumnos ellos esperan a que termine la página para ver la ilustración, eso pasa siempre y la ansiedad aumenta año a año”, asegura Soledad Capurro, docente de Nivel Inicial.

Para poder escuchar un cuento y empaparse de él, es necesario tener cierta edad, y en muchos casos, suelen surgir personalidades más proclives a hacerlo que otras. Ya a partir de los 6 o 7 años, los chicos pueden seguir el hilo de una historia medianamente larga y concentrarse en ella.

En principio, la oralidad despojada de la imagen puede verse como un claro modo de promover la imaginación y de ejercitar la escucha y el apaciguamiento de un momento dedicado al ejercicio lúdico de la mente, pero si se observan con objetividad las generaciones de chicos que crecen influidos por las nuevas tecnologías, donde la imagen se destaca por sobre las demás cosas, tal vez estemos frente a una necesidad de brindarle a nuestros hijos la opción de fortalecer un enriquecimiento que tiene que ver con lo meditativo, con la reflexión y con la creatividad.

María asegura que la tradición oral nunca se va a extinguir. “De hecho, en cada familia siempre hay un narrador de cuentos. Cada cultura transmite valores y tradiciones de boca en boca a través de sus historias. De ahí el éxito y la importancia de los cuentos infantiles que se pasan de generación en generación, por lo tanto creo que nunca se va a dejar de volver al origen”.

La globalización suele verse muchas veces como sinónimo de tecnología, pero el simple hecho de dedicarse a contar ficciones de tierras lejanas puede tener un efecto similar, y en algunos casos, hasta más cautivador.

 

* 22 de febrero de 2013, Kira Mamontoff, Rusia Hoy

Mario Vargas Llosa contra el conformismo

El escritor presentó a los periodistas «La civilización del espectáculo», un alegato lleno de claridad en defensa de la cultura.

Hablar de cultura con Mario Vargas Llosa es siempre un lujo. Pero hacerlo hoy es hablar del valor y el riesgo que nuestra sociedad ha asociado a la cultura. El escritor y premio Nobel acaba de publicar «La civilización del espectáculo» (Alfaguara), un testimonio personal y candente sobre la cuestión. Una advertencia sobre las consecuencias catastróficas de «la banalización de la cultura, de reducir la cultura a la mera diversión», en sus palabras.

Hay que agradecer la claridad que el gran narrador ha sabido imponer a su argumentación, salpicada con textos periodísticos, como ventanas a la realidad. Esa capacidad de poner los pies en la tierra le da una dimensión de intelectual comprometido con su tiempo, muy valorada en los escritos Vargas Llosa.

Acabar con la cultura

Y la claridad empieza con la primera frase en su encuentro con periodistas: «Democratizar la cultura al final ha significado el empobrecimiento de la cultura y la confusión de los valores porque la idea de acabar con el elitismo se convirtió al final en la idea de querer acabar con la cultura».

 

La cultura hace ciudadanos exigentes, la diversión los hace conformistas

El mayor peligro lo ve Vargas Llosa en las consecuencias a largo plazo en las sociedades democráticas, porque la cultura crea ciudadanos exigentes y críticos, mientras que el entretenimiento genera conformismo: «Hay gente que está contenta porque cree que tenemos por fin una cultura democrática, pero yo no —asevera—. Creo que la banalización, convertir la cultura en mero espectáculo o diversión, tiene consecuencias nefastas sobre todo para la sociedad democrática. Forma seres sin espíritu crítico y eso desembocará irremediablemente en formas de totalitarismo porque sin imaginación o capacidad crítica, en un mundo conformista, es más fácil manipular a la sociedad. La cultura es un entretenimiento creativo, que te inquieta, desarrolla en ti cierta desconfianza hacia el mundo en que vives que para mí es la fuente del progreso e impulsa los cambios». «Pero la cultura del mero entretenimiento no deja huella», se lamenta.

 

Los medios son el efecto más que la causa de la banalización

Para Vargas Llosa, los medios de comunicación son más el efecto que la causa de la banalización. «El amarillismo es la forma extrema de la necesidad de entretenimiento que ha impregnado al periodismo. Los medios serios no están en condiciones de competir con los que viven solo del entretenimiento». Pero eso, en su opinión, es porque «el público demanda ese producto, la fuente es esa cultura de entretenimiento.Cuando lo entretenido es el valor supremo de la información cualquier cosa puede ocurrir».

La culpa de los políticos

Ni los políticos ni los intelectuales se salvan de su mirada crítica. Unos y otros por distintas causas han ayudado en ese proceso de disolución de los valores de la cultura. Los políticos dejando a un lado las preocupaciones éticas de su cometido y cayendo en «campañas políticas que son espectáculo, determinado por la publicidad más que por las ideas». Y los intelectuales aislándose y haciéndose cada vez más ininteligibles, lo que es un desprecio hacia el público.

«Es aterrador —confiesa— ver a personas como los grandes economistas, tan bien informadas, que cuando salen de su campo se convierten en seres ignaros. ¡Ignaros! Cada vez nos pasa más, creamos ese tipo de ciudadanos. La función de la cultura era establecer el denominador común para todos, algo que la ciencia no puede hacer (no todos entienden la Relatividad, pero sí pueden disfrutar de la Capilla Sixtina)».

Los demonios de la libertad

Y aunque estos peligros son hijos de la libertad, la ponen en peligro, en su opinión: «La libertad es un valor primordial, pero aunque ello nos angustie, no garantiza que elijamos lo correcto», dice Vargas Llosa. Para el Nobel, «lo único que puede frenar los excesos de la vida pública es la cultura, como yo la entiendo. Una cultura que no permite libelo. Pero la cultura que vivimos hoy día no solo no sanciona el libelo, sino que lo busca y lo paga a precio de oro. Al final, el freno de la cultura provocaría un rechazo natural frente a lo que violenta el buen gusto. No creo que con leyes especiales se pueda frenar el amarillismo. La cultura tiene un peso moral, ahí también vemos el riesgo de banalizarla… Con cultura la sociedad sufriría menos, porque es una fuente de enriquecimiento personal que redunda en enriquecimiento social. El amarillismo es un hijo deforme y perverso de la libertad».

*Por JESÚS GARCÍA CALERO / MADRID / 18/04/2012