Museo Metropolitano de New York afronta demanda colectiva de visitantes

Para ingresar se debe adquirir un boleto con precio de US$25 para adultos que tiene la palabra “recomendado” escrita en letras pequeñas. Muchos no se dan cuenta de ese detalle

Famoso Museo Metropolitano de Nueva York afronta demanda colectiva de visitantes
El MET atrae a más de 6 millones de visitantes al año (Foto:Reuters / Archivo)

Nueva York (AP) . Para poder pasearse entre los Picasso, Renoir, Rembrandt y otras obras maestras, los visitantes al Museo de Arte Metropolitano primero deben adquirir su boleto, con un precio de 25 dólares por adulto y la palabra “recomendado” escrita en pequeñas letras abajo.

Mucha gente, en especial turistas extranjeros, no lo ven, no comprenden o simplemente no lo cuestionan. Si preguntan, les dicen que la entrada es una mera donación sugerida: pueden pagar lo que deseen, pero deben pagar algo.

Algunos que optan por pagar menos del precio recomendado sacan un billete de 10 o de 5 dólares. Algunos donan un dólar o el cambio en monedas que carguen. Y a quienes se resisten a pagar del todo, les dicen que no podrán entrar a menos que donen algo, aunque sea un centavo.

“Acabo de pedir una entrada general para adulto y él sólo me dijo, ’25 dólares”“”, dijo Richard Johns, profesor de matemática en una escuela secundaria de Little Rock, Arkansas, que pagó el monto completo la semana pasada. “Tienen que aclarar que se trata de una donación. Especialmente a los turistas extranjeros que no lo entienden. La mayoría de la gente no lo sabe”.

DEMANDA COLECTIVA POR ESTAFA La confusión sobre qué se necesita para entrar a uno de los museos más maravillosos del mundo, que atrae a más de 6 millones de visitantes al año, ha llevado a una demanda colectiva que acusa al Met de confabular para estafar al público haciéndolo creer que el monto es obligatorio.

La demanda establece que el museo usa una engañosa mercadotecnia y entrenamiento de cajeros para violar una ley estatal de Nueva York de 1893 según la cual el público debe poder entrar de manera gratuita a la institución al menos cinco días y dos noches de la semana. A cambio, el museo recibe dádivas anuales de la ciudad y no tiene que pagar alquiler de su edificio y terreno en la exclusiva Quinta Avenida en Central Park.

El vocero del Met, Harold Holzer, negó cualquier engaño y dijo que una política que exige que los visitantes paguen al menos algo se estableció hace más de cuatro décadas. “Confiamos en que las cortes verán más allá de esta insoportable y fastidiosa demanda”, dijo.

BUSCAN COMPENSACIÓN La demanda busca una compensación a miembros y visitantes del museo que pagaron con tarjeta de crédito en los últimos años.

“El museo se concibió para estar abierto a todo el mundo, sin importar sus circunstancias financieras”, dijo Arnold Weiss, uno de los dos abogados que presentaron la demanda en nombre de tres visitantes al museo, uno neoyorquino y dos turistas de la República Checa. “Pero en lugar de ello, el museo se ha convertido en una atracción turística para las élites”.

La demanda señala que cibersitios de terceros no mencionan que el precio de la entrada es una recomendación, y que la membresía al museo conlleva el supuesto beneficio de entrada gratuita, cuando el público ya tiene derecho a la misma.

El Museo Metropolitano es una de las instituciones culturales más ricas del mundo, con una cartera de inversión de 2.580 millones de dólares, y no depende del costo de entrada para pagar la mayoría de sus cuentas. Apenas el 11% de los gastos operativos del museo se cubrieron con cargos de boletería en el año fiscal del 2012. Como una organización sin ánimo de lucro, el museo no declara impuestos sobre la renta.

Festival de gastronomía de Taiwán en Madrid

Dice un proverbio que “Los chinos comen todo lo que tiene cuatro patas y no es una mesa, todo lo que vuela y no es un avión, y todo lo que nada y no es metálico”. Algunos malvados han llegado a incluir que también “todo lo que tiene dos patas y no es un familiar”. Como con todo lo relacionado con China, en Occidente lo primero que pensamos es: “¡Qué barbaridad! ¡Cómo son los chinos!”, sin recordar nuestro refrán “Todo lo que corre, nada o vuela… a la cazuela”. Y es que no somos tan diferentes. Lo que los aforismos indican es que tanto la gastronomía china como la española son muy antiguas y utilizan todo tipo de ingredientes.

Foto: El chef Chiu Kam-hoi muestra sus habilidades con el wok, aunque el hornillo sea plano (Foto P. Arcos)

En China todo es milenario, la cocina también, y hay que distinguir entre la sencilla comida cotidiana y la rebuscada gastronomía imperial. La gente normal (muchos han pasado mucha hambre) comía lo que podía, como en todas partes, y solían ser platos muy simples. Pero los emperadores, gobernantes absolutos, eran bastante caprichosos y exigían platos originales, diferentes. No era extraño que si el gerifalte no quedaba complacido mandase cortar la cabeza del cocinero. Así que solían rompérsela antes de que se la rebanasen y creaban platos rebuscados. Muchos de ellos han llegado hasta nuestros días, aunque muy pocos se puedan comer en un restaurante normal.

La verdad es que en España hay pocos restaurantes chinos de calidad, incluso hay quien cree que no hay ninguno. Y es que sus propietarios (alguno conozco) van a lo seguro, y lo seguro es una cocina adaptada a nosotros, aunque no sea muy auténtica que digamos.

Antes decían que el problema era la materia prima, difícil de traer desde China. Pero desde que Amsterdam se convirtió en el hub (distribuidor) para las tiendas chinas europeas, ya no sirve esa escusa. Si hay buenos restaurantes chinos en Londres, París o Roma, ¿por qué no en Madrid?

Petit Saigón, en Madrid, es uno de los mejores. Forma parte de la cadena del Tse Yang (hotel Villa Magna), Café Saigón, Le Dragón y Furama. Pero incluso en su pagina web podemos leer que trabajan la cocina cantonesa, sichuanesa y pequinesa “adaptada al gusto europeo”.

Pues en el Petit Saigón se ha celebrado el Festival de Gastronomía Taiwanesa, acto que también sirvió para presentar en sociedad el sitio de internet Cultura Culinaria en Taiwán una página en siete idiomas, entre ellos el español.

En Taiwán la gastronomía, como todo lo demás, es fundamentalmente de origen chino. A la isla Formosa llegaron en 1949 los seguidores de Chiang Kai-shek, procedentes de todas las provincias chinas. Mutatis mutandis es como si Franco hubiera perdido la guerra civil y se hubiese establecido en Mallorca con sus tropas procedentes de toda España. Esto convirtió a Taiwán en un auténtico crisol de las culturas chinas, incluida la gastronómica, solo comparable a Hong Kong.

En el festival, inaugurado por el representante de Taiwán en España, Javier C. S. Hou, se nos sirvió un menú largo (como todos los banquetes chinos) compuesto por una docena de platos más postres elaborados por el chef ejecutivo del Grupo Saigón, el hongkonés Chiu Kam-hoi, residente en España desde 1979, que nos fue presentado como uno de los mejores cocineros chinos de Europa y el mejor de España. Lo demostró, salvo por el exceso de sal en casi todos los platos, algo que sin duda hizo a propósito para agradar a los paladares españoles.

En el menú destacó el estofado de col china (bei tsai lo), la lubina al vapor (qingzheng feiyu), que en Taiwán se hace con pez volador, y el cerdo Dongpo (nombre de un poeta clásico, algo así como si aquí existiera un codillo Lope de Vega), mítico puchero de Hangzhou con una receta que data de la Dinastía Tang (618-907). Este era el plato preferido de Mao Zedong (aunque los amigos de Taiwán no lo digan) y el mío (con perdón). Todo ello regado con té oolong semifermentado, sin duda el mejor de Taiwán y para mí uno de los mejores del mundo.


* De Fernando Pastrano (9 de febrero del 2012 en  Taiwan)