Domingo de pascua (Easter Sunday) en días de coronavirus

Hoy domingo 12 de abril del 2020 se celebro el domingo de pascua de la resurrección del señor (Easter Sunday of the Resurrection of the Lord) en la comunidad cristiana o católica de todo el mundo.

1

Como lo he dicho en varias ocasiones yo creo en Dios, en el dios cristiano que nos muestra la biblia en su idea o mensaje central. Un mensaje de amor, solidaridad, justicia, esperanza y de cumplir la mayoría de los mandamientos podremos vivir una vida eterna junto a Dios y su corte celestial.

Para mi los hechos o buenas acciones son cosas definitivas para valorara a personas o instituciones. Las palabras No ; pues hay tantos charlatanes o mentirosos que hablan bonito; pero sus acciones son horribles. Hay muchos ejemplos evidentes por mencionar tanto en el mundo político como en las personas comunes y corrientes.

2

Para no renunciar a mi Fe en Dios opte por llevarla de una manera independiente, es decir, ya no pertenezco a ninguna iglesia cristiana o No cristiana; sin embargo he conocido a personas miembros de diversas iglesias que son buenas personas y se están esforzando mucho en sacar adelante a sus familias.

Algunas diferencias que me hicieron ser independientes fue que vi que los lideres de muchas iglesias no mostraban su espiritualidad y hacían que sus miembros sean como fanáticos que no pensaban por ellos mismos. Solo repetían frases que en la vida real no tiene un significado practico. También vi que lideres de grandes iglesias cristianas se metían a apoyar a candidatos políticos los cuales por sus acciones eran contrarias a lo que ensena los principios básicos del cristianismo.

3

Por ejemplo, algunas diferencias que tengo con iglesias cristianas y sus enseñanzas es:

  1. Yo creo en el libre albedrío, es decir, Dios nos deja (aunque este triste si actuamos mal) que hagamos de nuestra vida lo que nosotros querramos. Eso si debemos atenernos a las consecuencias si nuestras acciones son negativas o malas.
  2. La interpretación de la Biblia debe ser hecho de forma amplia (viendo libros de historia, política, economía, medicina o ciencia) para poder entender bien algunos versículos o historias que pueden haber sido mal traducidas o con mala intención, modificadas en tiempos antiguos que tuvo tantos dramas o injusticias humanas de todo nivel.
  3. El querer que Dios haga nuestra voluntad y no la suya, es algo que nos hace creer que solamente orando conseguiremos todo, como un buen trabajo, progreso material personal o familiar, hacer que las personas no mueran o que no hayan accidentes o conflictos violentos. La oración para mi sirve como una motivación personal, para aliviar dolores o recuperar fuerzas espirituales en mi mente; pero luego debo salir a la calle a luchar por conseguir mi trabajo, mi familia y amigos con buenas acciones  no con oraciones. Como decían unos niños hambrientos en áfrica: “las canciones y oraciones cristianas son muy bonitas; pero mas me gustaría que ellas se conviertan en agua y pan para alimentarme”.
  4.  El limitarte mentalmente a seguir mensajes de algunos lideres religiosos o solamente leer versículos de la biblia, muchos de ellos que deben ser entendidos dentro de su tiempo y lugar donde ocurrió (el hacer alegremente comparaciones de frases sin tener en cuenta su tiempo, lugar y circunstancia conduce a grandes errores). Asimismo el negar otros principios positivos de otras iglesias o libros de estudiosos honestos que no piensan como nosotros, nos hace cerrarnos a las cosas buena que tiene el mundo, lo cual debería ser una buena razón para unirnos, ser mas tolerantes y construir un mundo mejor.
  5. También creo firmemente que existe un solo Dios del universo, donde la Tierra es solo un planeta mas entre millones y que la diferencia entre las diversas religiones es algo que puede deducirse de historias como “la torre de babel” y de la lucha del bien y del mal, es decir, aquí en la tierra hay gente muy buena ; pero también hay otros muy malos que no tienen escrúpulos o remordimiento en asesinar a sus rivales o tomar el poder a la mala de algún país. A ese Dios del universo, que esta encima de todas las religiones y de todos los seres humanos. A ese Dios yo lo respeto, converso con el en oración privada y ello me motiva a seguir adelante y esforzarme por ser una buena persona; a pesar de mis errores y debilidades.

Puedo mencionar algunas otras razones mas ; pero quiero terminar de una manera mas feliz o esperanzadora.

4

Yo creo firmemente en Dios porque he conocido ha muchas personas buenas en esta vida que han vivido y muerto como buenas personas, como buenos cristianos al final ; pero que esta vida los ha tratado mal, con mucha injusticia, sufrimiento y dolor. Por tanto, creo que un Dios creador del universo, un Dios que basa su filosofía central en el Amor verdadero, la justicia, la honradez, la solidaridad y la fidelidad no dejara que sus buenos discípulos desaparezcan una vez que mueran y todo sea algo fríamente aleatorio, fríamente misterioso y que la gente mala que dirige el mundo actualmente siga abusando con dichas personas. Por ello creo que existe un Dios, que en esta vida humana estamos en prueba y que en el otro mundo tendremos el suficiente poder para combatir, de igual a igual, con aquellos abusivos, malignos y/o sanguinarios que tanto daño le hacen al mundo actual y a muchas personas inocentes que sufren injustamente.

5

Sobre la historia de la celebración de la pascua cristiana quiero recordar brevemente la historia en Wikipedia Y History Channel:

“La actual Pascua cristiana hunde sus raíces hasta el año 1513 antes de Cristo, cuando, según la tradición judía, el pueblo judío emprendió su éxodo desde Egipto, hacia la Tierra Prometida. La conmemoración de este hecho, celebrado cada año, como recordatorio de la liberación del pueblo hebreo de su esclavitud en Egipto, recibía y recibe aún hoy en el judaísmo el nombre de Pésaj o Pascua. (1)

En la víspera del primer día, se comían hierbas amargas mojadas en vinagre, para recordar la tristeza de la servidumbre. Y se narraban en tono cadencioso cánticos que hacían alusión a las diez plagas de Egipto.

El cordero de Pascua era escogido por cada familia. Con el tiempo, la ceremonia de inmolación fue llevada a cabo por la clase sacerdotal. El animal debía ser macho, cordero o cabrito, sano y de un año de edad. Se inmolaba al finalizar el día; y por la noche lo comían con verduras amargas. No estaba permitido romper sus huesos, ni dejar restos de carne. Por esta razón, si la familia no era suficientemente grande para comer un animal ellos solos, los israelitas se reunían en grupos, para cumplir con las prescripciones de orden sagrado. Durante los siete días posteriores al 14 de Nisán (mes del calendario israelita correspondiente a marzo – abril del calendario español), el pueblo hebreo sólo comía pan sin levadura (no fermentado), al que llamaban «ázimo» («sin fermento»), o «pan de aflicción».

7

Las tradiciones y símbolos de Pascua han evolucionado con el tiempo, aunque algunos han existido durante siglos. Mientras que para los cristianos, la Pascua es la celebración de la resurrección de Cristo, muchas tradiciones de Pascua no se encuentran en la Biblia. Según los informes, el símbolo secular más destacado de la fiesta cristiana, el conejito de Pascua, fue introducido en América por los inmigrantes alemanes que trajeron sus historias de una liebre que pone huevos. Se cree que la decoración de los huevos se remonta al menos al siglo XIII, mientras que el rito del desfile de Pascua tiene raíces aún más antiguas. Otras tradiciones, como el consumo de dulces de Pascua, se encuentran entre las adiciones modernas a la celebración de estas vacaciones de primavera. (2)

La Biblia no menciona a una criatura de orejas largas y cola corta que entregue huevos decorados a niños con buen comportamiento el domingo de Pascua; sin embargo, el conejito de pascua se ha convertido en un símbolo prominente de la fiesta más importante del cristianismo. Los orígenes exactos de este mamífero mítico no están claros, pero los conejos, conocidos por ser procreadores prolíficos, son un antiguo símbolo de fertilidad y nueva vida. Según algunas fuentes, el conejito de Pascua llegó por primera vez a Estados Unidos en la década de 1700 con inmigrantes alemanes que se establecieron en Pensilvania y transportaron su tradición de una liebre ponedora de huevos llamada “Osterhase” o “Oschter Haws”. Sus hijos hicieron nidos en los que esta criatura podía poner sus huevos de colores. Eventualmente, la costumbre se extendió por los EE. UU. Y las legendarias entregas de la mañana de Pascua del conejo se expandieron para incluir chocolate y otros tipos de dulces y regalos, mientras que las canastas decoradas reemplazaron los nidos. Además, los niños a menudo dejaban de lado las zanahorias para el conejito en caso de que tuviera hambre de todo lo que saltaba.

Hasta siempre.

Carlos Tigre sin Tiempo (C.V.P.)

Fuentes usadas:

(1) = https://es.wikipedia.org/wiki/Pascua

(2) = https://www.history.com/topics/holidays/easter-symbols

Tenemos que aprender a morir

El suicidio asistido y el turismo de la muerte en Suiza recobran actualidad tras la publicación, la semana pasada, de un estudio de la Universidad de Zúrich. Vivir y morir son dos derechos fundamentales que no se contradicen, sostiene el filósofo suizo, Hans Saner.

hans-saner-en-schutzenmatt
Pie de foto: Hans Saner en Schützenmatt, el parque basiliense donde también solía pasear su maestro, Karl Jaspers. (swissinfo)

Este intelectual pronunció recientemente una conferencia en el marco de la exposición fotográfica ‘Vivir una vez más antes de morir’ en el Kornhausforum de Berna. Entrevista.

swissinfo: La muerte es tema tabú, al mismo tiempo fascina a la gente. ¿Por qué?
Hans Saner: Creo que estamos fascinados porque todos sabemos que vamos a morir, pero no cuándo ni cómo. En esta fascinación se mezcla una dosis de miedo que en ciertas circunstancias puede volverse agobiante. En este estado – fascinado y atemorizado – uno oscila entre la infelicidad y la felicidad de saber que ineludiblemente vamos a morir.

swissinfo: ¿Por qué dijo en su conferencia que “debemos aprender a morir a tiempo”?
H.S.: Este pensamiento de Nietzsche se interpreta hoy en el contexto de que el ser humano alcanza cada vez mayor edad, con lo que surgen enfermedades casi intratables. No debemos engañarnos; en general la vejez está asociada al sufrimiento. Por ello decrece el número de personas que a cualquier precio quieren llegar a ser muy viejas. Este es un ideal cuantitativo y falso.

Debemos preguntarnos más bien cómo conservar la calidad de vida en la vejez. Si ésta se pierde, uno tiene el derecho a decir ‘basta’. Y es que hay un doble derecho humano fundamental: a vivir, lo que significa que nadie, tampoco una institución, tiene derecho a matarme. Y a morir, que significa que si quiero acabar con mi vida y soy jurídicamente capaz de ello, nadie tiene el derecho de hacerme desistir. Estos dos derechos no se contradicen: uno prohíbe la violencia contra mí, que no se me mate; y el otro prohíbe obligarme o condenarme a sufrir.

swissinfo: Entonces tenemos la libertad también para quitarnos la vida.
H.S.: Sí. Somos seres casuales, pero en el proceso de la vida, en cierto modo nos hacemos cargo de nosotros mismos. Es decir, no somos más seres casuales, sino que estamos en el curso de una biografía que nos determina. No todo puede dejarse completamente al azar. La ansiada independencia encierra la posibilidad de ir voluntariamente a la muerte.

swissinfo: Lorenz Imhof, coautor de un reciente estudio sobre el suicidio asistido y el turismo de muerte en Suiza, afirma que la cuestión no es vivir o morir, sino la forma de morir.
H.S.: Los ancianos no temen a la muerte, sino a todo lo que podría estar asociado a ella, o sea, la posible crueldad del sufrimiento. En este caso, suicidio asistido significa ayudar a morir. El problema es hasta qué punto es aceptable el suicidio asistido activo. Creo que debería ser aceptado cuando es deseado o exigido por el enfermo grave o por quien está cansado de vivir. Y debe ser denegado cuando es llevado a cabo contra esos deseos.

swissinfo: ¿El denominado ‘turismo de la muerte’ daña la imagen de Suiza?
H.S.: No lo creo. El suicidio asistido no es un fenómeno generalizado. Las apreciaciones vienen, en parte, de estratos que han visto de cerca la eutanasia pervertida. Lo que pasó en el Tercer Reich, los asesinatos en masa, no tienen nada que ver son el suicidio asistido, que no sólo debe ser permitido sino fomentado.

El ser humano no puede quedar abandonado al destino. Tenemos el derecho a acortar el tiempo de vida. Esto es lo que quiero decir con “debemos aprender a morir a tiempo’. El proceso de morir puede convertirse en algo muy difícil para una familia, para un grupo, y si el enfermo tiene el deseo de morir, no tenemos el derecho a prohibírselo.

swissinfo: Entre los hombres de 15 a 44 años, el suicidio es la causa de muerte más frecuente en Suiza. Pero un estudio de una universidad inglesa señala que los suizos son, después de los daneses, los más felices del mundo. ¿Cómo explica esta contradicción?
H.S.: Es difícil decirlo, las escalas son discutibles. En Suiza no se muestran los sentimientos o las emociones fácilmente. El que no nos quejemos no significa que nos sintamos felices, sino que tal vez renunciamos a la queja porque, justamente, no queremos mostrar los sentimientos. Si Suiza tiene la segunda tasa más alta de suicidios en el mundo, esto puede ser un indicio de un gran sentido de libertad con relación a la muerte; no aceptamos lo que el destino nos depara. Esto tiene que ver con la dignidad que poder decir ‘no’. Es un logro si no tenemos que subyugarnos a vivir contra nuestra voluntad.

swissinfo: ¿Y a usted, qué le hace feliz?
H.S.: Lo mejor en la vida son los amigos. El estudio, la conclusión de una obra, por lo general, es una lucha ligada a mucha disciplina y dureza contra sí mismo. Después de concluir una obra me siento vacío, muchos autores caen en la depresión.

Con los amigos hay la posibilidad de la conversación, de liberarse de la opresora cotidianeidad. También el amor hace feliz, pero la amistad es más importante y más fiable. El amor viene y se va. No tenemos poder sobre él; es vulnerable y a menudo se extingue rápidamente.

swissinfo: “Filosofar significa aprender a morir”, según Platón. ¿Tenemos que volvernos filósofos para aprender a morir?
H.S.: En los últimos tiempos se habla de nuevo de ello. El arte de morir es también el arte de vivir, y viceversa. Lo último de la vida es la muerte, la frontera de todo aquello sobre lo que no sabemos absolutamente nada.

* Entrevista swissinfo: Rosa Amelia Fierro, 14 de noviembre del 2008

*****************************************************
Breve biografia de HANS SANER
Nació en 1934 en Grosshöchstetten, cerca de Berna, y es el filósofo suizo vivo más renombrado.

Estudió Filosofía, Psicología y Germanística en Lausana y Basilea.

Fue discípulo de Karl Jaspers, filósofo y psiquiatra alemán que emigró a Suiza en 1948 y que conceptualizó una filosofía existencial basada en experiencias extremas.

Entre 1962 – 1969 fue asistente personal de Jaspers, cuyo legado póstumo se encarga de editar.

En 1967 presentó su tesis doctoral ‘La Paz eterna’ sobre los escritos de Kant, con la que ganó el premio Hermann Hesse en 1968.

Reside en Basilea y se manifiesta constantemente sobre cuestiones filosóficas y políticas de actualidad.
****************************************************